La retórica proteccionista del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya dejó de ser relevante para la dinámica del tipo de cambio. Los participantes del mercado atribuyen sus comentarios anti-TLCAN a una agenda mediática confeccionada exclusivamente para su base electoral. Es decir, no corresponde a la verdadera estrategia de negociación de su administración. El hecho de que el peso se haya apreciado 2.47 por ciento frente al dólar en el último mes es un reflejo de que los inversionistas han subido las apuestas a favor de un escenario de superviviencia del TLCAN.

Prueba de ello es que a finales del año pasado, la paridad cambiaria cotizaba cerca de los 20 pesos por dólar. Actualmente, el tipo de cambio ronda el piso psicológico de los 18.50 pesos por dólar.


En el transcurso de este mes, el peso ha logrado apreciarse 5.34 por ciento y para que mantenga esa tendencia será decisivo el clima que envuelva a la sexta ronda de renegociación, a celebrarse en Canadá

18.60

Pesos por dólar fue el tipo de cambio al cierre de la jornada del viernes

Al cierre de la semana pasada, el peso registró un balance positivo con una ganancia de 2.12 por ciento. La divisa mexicana fue apoyada por la mejoría en la perspectiva sobre el tratado comercial y la debilidad del dólar en el mercado internacional.

2.12%

Fue el balance positivo del peso frente al dólar durante la semana pasada

“La declaración reciente de Trump contra el TLCAN no pesó frente a sus propias palabras previas y las de otros actores relevantes de Estados Unidos y de México”, explicó un reporte de Citibanamex.

Lo anterior debido a que las expresiones del presidente estadounidense en relación al pacto comercial fueron interpretadas en los mercados como signo de la actitud errática que ha caracterizado a su administración.


“La expectativa actual es que habrá avances en la sexta ronda de renegociación. Hay que observar las concesiones a las que están dispuestos Canadá y México, dadas las presiones de Estados Unidos”

Reporte de Citibanamex

La importancia de la ronda de Montreal

A pesar de que las expectativas de supervivencia del TLCAN han mejorado sustancialmente en los últimos días, el descontento de la administración de Donald Trump respecto al avance de las negociaciones del acuerdo se mantiene vigente. De acuerdo a fuentes consultadas por la agencia Bloomberg, Estados Unidos expresará su malestar a México y a Canadá por la falta de progreso de la agenda originalmente planteada por el USTR.

Algunos oficiales del equipo negociador de Estados Unidos ven con decepción las actitudes que ha asumido el gobierno de Canadá, al que calificaron de intransigente, precisó Bloomberg.

Lo anterior porque la parte estadounidense quiere ver señales de avances en temas de las condiciones laborales mexicanas y  la llamada cláusula de extinción que haría vencer el TLCAN cada cinco años.

Los negociadores mexicanos han tenido una actitud flexible frente a las propuestas de la administración de Donald Trump, mientras que Canadá se resiste a los cambios, en busca de imponer la agenda progresista del primer ministro Justin Trudeau, que está dirigida a mejorar el medio ambiente y la igualdad de género.

Los días previos al sexto round de conversaciones se caracterizaron por las dudas sobre la permanencia de Estados Unidos en el acuerdo comercial trilateral, tras comentarios anónimos de oficiales de Canadá. La semana pasada se había reducido el nerviosismo del mercado ante comentarios de que el presidente de Estados Unidos favorece la continuidad de las pláticas.

Pero el miércoles y jueves pasado, Trump regresó a la retórica proteccionista, amenazando con una posible salida de su país del TLCAN.

Debido a eso, la ronda de negociación de Montreal es considerada crucial para la narrativa de supervivencia del TLCAN.

Con la mesa de negociación servida en territorio local, al gobierno de Trudeau le favorece adoptar una actitud de confrontación a la administración de Donald Trump.

Sin embargo, la ganancia política de corto plazo se contrapone al deseo de Estados Unidos de ver resultados concretos en la agenda propuesta para modernizar el pacto comercial.

En ese sentido, Canadá sostiene que presentará ideas nuevas en la sexta ronda: “Seguimos trabajando diligentemente con nuestros socios mexicanos, nuestros socios estadounidenses para avanzar”, declaró la semana pasada el ministro de finanzas de Canadá, Bill Morneau.

“Hemos dicho que tenemos algunas ideas constructivas para cambiar la situación en lo que se refiere a avanzar en las discusiones sobre el TLCAN”, precisó.

Analistas apuestan al status quo

Cada país tiene una óptica distinta sobre el curso de las pláticas y así lo demostró el embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez, quien refirió que se están reduciendo las diferencias en las negociaciones. Esta declaración contrasta con el clima de confrontación que han propiciado las filtraciones del gobierno canadiense. No obstante, el consenso de analistas, ajeno a motivaciones políticas, muestra una perspectiva mucho más optimista para la permanencia del status quo del TLCAN.

Un sondeo de Reuters a economistas arrojó altas probabilidades de que el TLCAN será renegociado con éxito y con cambios marginales.

El ejercicio reportó que  sólo 4 de los 45 economistas encuestados, la semana pasada creen que el acuerdo comercial podría terminar.

4

De los 45 encuestados por Reuters creen que el acuerdo comercial podría terminar, el resto espera que sea actualizado y que no difiera radicalmente del actual

El resto espera que sea actualizado y que no difiera radicalmente del actual.

Este resultado disipa parcialmente las dudas entre los analistas de Estados Unidos, México y Canadá sobre las repetidas amenazas de la administración de Trump de sacar a su país del tratado comercial.


“Esperamos un acuerdo actualizado después de un largo y accidentado proceso de negociación y aprobación”

Carlos Capistrán

Economista jefe para Canadá y México de Bank of America Merrill Lynch