Reporte Indigo

CORRUPCIóN

El nuevo veneno económico

Oxfam, la organización internacional de promoción del desarrollo y lucha contra la hambruna, está del lado de los ministros de finanzas apoyando la idea de evitar la evasión fiscal. 

A unas horas de iniciar la reunión de líderes del G20, Oxfam advierte que la evasión fiscal de las empresas afecta directamente el apoyo que se le brinda a las economías de los países más pobres.

Oxfam le pide al G20 que lleguen a un acuerdo para evitar tales evasiones. Los jefes de Estado de los países miembros del G20 se reunirán el jueves y viernes en San Petersburgo, Rusia. 

El organismo apunta que cada mil millones de dólares perdidos a causa de la evasión fiscal corporativa podrían utilizarse en alimentar a más de 11 millones de personas en estado grave por la hambruna.

Además, esa cifra ayudaría a comprar 200 millones de mosquiteros para evitar la malaria y poder pagar el salario de 400 mil parteras, con lo que se evitaría la muerte de miles de madres que tienen hijos en condiciones infrahumanas y la estadística de un niño muerto cada minuto por malaria.

La propuesta

Los ministros de finanzas del G20 ya se adelantaron desde inicios de año, cuando  en conjunto con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) pusieron en marcha un plan para poder combatir la evasión de impuestos. 

En el informe llamado Erosión de la Base y Desplazamiento del Beneficio (BEPS por sus siglas en inglés), se aborda la forma en la que las empresas pagan o evaden sus impuestos y las acciones a tomar para que el sistema sea más justo.

Uno de los puntos a tomar es la completa transparencia en la proporción y la forma en que una empresa paga sus impuestos, pues en ocasiones las empresas multinacionales no pagan impuestos en el país en donde se obtuvo el dinero, sino que opta por pagarlo en otro país, creándose lagunas de información. 

Sin embargo, los países con mayor índice de pobreza y que no forman parte del G20, hasta ahora no han sido invitados a participar en dichas negociaciones, siendo estos los más afectados por la evasión fiscal corporativa. 

Son los países pobres y en desarrollo los que se encuentran en mayor riesgo estimando una cantidad de 160 mil millones de dólares perdidos cada año debido a la evasión de impuestos. 

Esta cifra es mucho mayor a lo que los países en pobreza extrema reciben de ayuda, y el 80 por ciento de lo que las Naciones Unidas estima que necesitan para cumplir con sus objetivos de desarrollo para el 2015. 

La desigualdad de ingresos se ha ido incrementando en gran medida en la mayoría de los países participes del G20, causando desaceleración económica e inequidad social.

Salir de la versión móvil