2.6%

la tasa de inflación registrada en México durante mayo; se encuentra por debajo del objetivo de Banxico, pero presenta riesgos de crecer en el futuro


Banxico fue obligado a actuar antes de que sea demasiado tarde. Un tipo de cambio persistentemente débil incrementa el riesgo de nuevas revisiones de precios”

Gabriel Lozano

Economista en jefe para México en JPMorgan-Chase


El actual ciclo de apretamiento monetario de Banxico arrancó a finales del año pasado, a la par con el de la Reserva Federal

Alonso Cervera

Economista en jefe para LatAm en Credit Suisse


El actual ciclo de apretamiento monetario de Banxico arrancó a finales del año pasado, a la par con el de la Reserva Federal


Se busca evitar que la depreciación de la moneda nacional (...) y los ajustes de algunos precios (...), se traduzcan en un desanclaje de las expectativas de inflación”

Junta de gobierno de Banxico

Mediante un comunicado


El miedo tiende a manifestarse mucho más rápido que la avaricia, así que los mercados volátiles tienden a ser bajistas”

Philip J. Roth

Inversionista estadounidense

Los mercados siguen reaccionando a la sorpresiva decisión por parte de Reino Unido de abandonar la Unión Europea (Brexit), la cual el viernes pasado presionó el tipo de cambio del peso mexicano frente al dólar a un máximo histórico intradía de 19.52 unidades.

En medio de esta coyuntura, el Banco de México (Banxico) anunció ayer un aumento de 50 puntos base en la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIEE), que ahora se coloca en un nivel de 4.25 por ciento. La decisión de un incremento se alineó con las expectativas del mercado, aunque la magnitud del mismo sorprendió el pronóstico del consenso de expertos.

En su comunicado al respecto la Junta de Gobierno de Banxico destacó que desde su última reunión, realizada a inicios de mayo, “la cotización de la moneda nacional sufrió una depreciación significativa”.

Previo al anuncio del alza, el peso mexicano se había depreciado casi 6 por ciento frente al dólar desde la última reunión de Banxico, contribuyendo a un salto de 7.4 por ciento en los precios al productor. Esta inflación se transmitió en mucho menor grado a los consumidores, ya que el incremento en los precios finales en el mismo mes fue de sólo 2.6 por ciento.

Sin embargo, a pesar de que esta tasa de inflación se encuentra por debajo del objetivo de 3 por ciento de Banxico, el banco central nota que “las condiciones externas se han deteriorado de manera importante, situación que puede afectar adversamente el comportamiento futuro de la inflación”.

Explicando su decisión, la Junta de Gobierno escribió que “se busca evitar que la depreciación de la moneda nacional observada durante los últimos meses y los ajustes de algunos precios relativos, se traduzcan en un desanclaje de las expectativas de inflación”.

Rebasa a la Fed

El actual ciclo de apretamiento monetario de Banxico arrancó a finales del año pasado, a la par con la decisión de la Reserva Federal (Fed), el banco central estadounidense, de incrementar su propia tasa de interés de referencia.

Debido a que una tasa de interés mayor representa un mayor rendimiento en los bonos gubernamentales, el alza de la Fed volvió más atractivos para los inversionistas los bonos del Tesoro estadounidense. Esto contribuye a las fugas de capital y depreciación cambiaria que México ha sufrido en los últimos meses.

Con tal de contrarrestar este efecto,  Banxico ha realizado tres alzas para incrementar el diferencial de tasas entre Estados Unidos y México, que ahora se coloca en un nivel de entre 3.75 y 4 por ciento.

En febrero Banxico anunció un alza extraordinaria de 50 puntos base para frenar la depreciación del peso, a pesar de que no hubo un movimiento por parte de la Fed. Incluso ahora, en la más reciente alza de 50 puntos base, el banco rebasó de forma significativa a la Fed, ya que el Brexit colapsó las expectativas de que se registrará otra alza de tasas en Estados Unidos en este año.

Crecimiento en riesgo

En ese sentido la decisión de un apretamiento monetario por parte de Banxico, en la misma semana en que el Brexit golpeó el valor del peso, no sorprende. 17 de los 26 analistas encuestados por Bloomberg previo al anuncio pronosticaron un alza en la TIIE.

Lo que sí tomó por sorpresa fue la magnitud del incremento, ya que sólo seis de estos expertos pronosticó un alza de 50 puntos base. El doble estimó que el alza sería de sólo 25 puntos base, mientras que los nueve restantes consideró que la tasa se quedaría intacta.

El incremento de 1.25 puntos porcentuales realizado en la TIIE en menos de un año arriesga con desacelerar a la economía mexicana, ya que más dinero tiene que dedicarse al servicio de las deudas públicas y privadas y esto evita que más recursos sean destinados a la inversión, al gasto gubernamental, y al consumo.

Banxico muestra estar consciente de esto, ya que en su comunicado destacó la “relativa holgura que todavía presenta la economía” y el deterioro en el balance de riesgos respecto al crecimiento económico, pero la velocidad de la depreciación y su efecto sobre la inflación parece tomar precedencia en las prioridades del banco central.

Pronósticos divididos

El alza de tasas de Banxico desafió la mayoría de los pronósticos del mercado por su magnitud, pero el curso de apretamiento monetario de la decisión se alineó con lo esperado:

Magnitud del alza (puntos base)

50   Barclays, JPMorgan-Chase, Banamex 

25   Grupo Financiero Banorte, Santander, Morgan Stanley 

0   HSBC, BBVA Bancomer, Bank of America-Merrill Lynch