El gigante se levanta

Pronto, con un poco de resistol empresarial y tijeras de reestructuración, se podría delinear a un nuevo jugador en el mercado de útiles de oficina en Estados Unidos. 

Y es que las gigantes Office Depot y OfficeMax están en medio de una unión y reestructuración que ha pesado fuerte sobre sus subsidiarias en México. 

Comparte esta nota

100
Por ciento de Office Depot en México busca controlar Grupo Gigante
Grupo Gigante, que previo al 2007 manejaba 207 tiendas de autoservicio bajo el nombre Gigante, prácticamente ha desaparecido de este mercado

Pronto, con un poco de resistol empresarial y tijeras de reestructuración, se podría delinear a un nuevo jugador en el mercado de útiles de oficina en Estados Unidos. 

Y es que las gigantes Office Depot y OfficeMax están en medio de una unión y reestructuración que ha pesado fuerte sobre sus subsidiarias en México. 

La unión entre la segunda y tercera cadena de útiles de oficina más grande de EU viene a darse tras unos años difíciles para ambas empresas en el mercado estadounidense. Del 2004 al 2012, Office Depot perdió más de 5 puntos de participación de mercado ante la competencia de Staples y Amazon. 

Actualmente, Office Depot es la segunda cadena de útiles de oficina más grande en Estados Unidos, detrás de Staples y seguido por OfficeMax. Office Depot tiene más de mil 100 tiendas en Estados Unidos. 

Desde luego que los resultados poco estelares de sus ventas pronto se atribuyeron a su jefe, el antiguo ejecutivo de la industria de las comunicaciones, Neil R. Austrian, que llegó a la emproblemada empresa en el 2011.

Entre los críticos más grandes resalta Starboard Values, un fondo de inversiones que es el socio mayoritario de la empresa, con casi 15 por ciento de las acciones. 

Ya desde el 2012, Starboard ha estado influenciando a los altos ejecutivos de la empresa a ser más eficientes en sus operaciones y reducir costos. 

La unión con OfficeMax podría generar un ahorro de hasta 600 millones de dólares en costos combinados entre las dos empresas en tres años, dado que casi el 50 por ciento de sus tiendas está en territorios cercanos. 

Todavía surgen algunas dudas sobre la decisión que los reguladores tomarán respecto al caso, pues en 1997 la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) negó la fusión entre Office Depot y Staples.

La conexión mexicana 

Pero Starboard también ha estado hablando desde entonces de la necesidad de vender activos, entre ellos las más de 200 tiendas de la empresa en México. 

El fondo de inversiones opina que las tiendas mexicanas “no se ven reflejadas” en la acción de la empresa. Es decir, que los problemas en Estados Unidos eclipsan por mucho los beneficios de sus operaciones en México.

Ante ello, Office Depot buscó vender el restante 50 por ciento de sus operaciones en México a Grupo Gigante, que actualmente posee la otra mitad. 

En medio de las negociaciones en Estados Unidos, y quizás aprovechando la actitud receptiva de ejecutivos de Starboard, Gigante anunció a mediados de febrero que había hecho una oferta para comprar el 50 por ciento de la empresa que aún no controla, por alrededor de 8.78 mil millones de pesos. 

Considerando que la fusión entre Office Depot y Office Max está valuada en casi 2 mil millones de dólares, la venta parece poco dinero en comparación, pero podría ayudar a la empresa a ser más “delgada”, como Starboard ha recomendado.

Pero la oferta venció el 15 de marzo sin que la compra se hiciera, dejando a muchos dudando sobre la valoración que Office Depot está dando a sus activos en el país o su sinergia con los ejecutivos de OfficeMax.

De hecho, Starboard parece pensar que los ejecutivos en Office Depot no pueden lidiar con una empresa de las proporciones que generaría la unión, por lo que han estado buscando que las  decisiones pesadas las tomen los nuevos ejecutivos que traería la fusión.

Detrás de la historia de dos empresas uniéndose contra un enemigo común, también está la historia, más conocida para nosotros, de un gigante resurgiendo. 

Nuevos bríos

Grupo Gigante, que previo al 2007 manejaba 207 tiendas de autoservicio bajo el nombre Gigante, prácticamente ha desaparecido de este mercado.

Con los mil 35 millones de dólares provenientes de su venta de tiendas a Soriana en el 2007, el grupo comenzó a remodelar su estrategia de negocio, enfocándose en otros mercados.

El grupo siguió trabajando desde entonces con cadenas comerciales y alianzas estratégicas en busca de retomar el liderazgo en el mercado nacional. 

Con el dinero fresco, compró los restaurantes Toks, las tiendas Super Precio, y el 50 por ciento de las 225 tiendas de Office Depot en Latinoamérica.

Esta vez, la empresa manejada por Ángel Losada Moreno tiene la oportunidad de alcanzar un nuevo auge con la oportunidad de adquirir a todo Office Depot.

El plazo pasó y se venció, pero personas cercanas a las pláticas reportan que estas continúan desde entonces, por lo que, si Losada Moreno juega bien sus cartas, pronto se podría esperar un anuncio de compra.

Con la ayuda de diversas instituciones financieras y un poco de suerte, Grupo Gigante habrá salido de su siesta ejecutiva, colocándose una vez más como un importante jugador en el mercado minorista del país.

Salir de la versión móvil