Detrás del incremento récord en el costo de la tortilla hay una serie de factores de carácter local, nacional y hasta global; y de cara a este fenómeno se pronostican riesgos en la seguridad alimentaria de los sectores de la población más pobres.

El precio promedio por kilogramo de este alimento en el país alcanzó los 16.55 pesos, pero en ocho ciudades mexicanas registró un costo superior a los 20 pesos, como en Hermosillo, Sonora en donde alcanzó los 23.67 pesos, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados.

Se trata de un aumento aproximado de 6.04 por ciento comparado con los precios que se registraban en marzo de 2020, sin embargo, determinar el monto preciso del incremento en el costo de las tortillas es complicado toda vez que se trata de un mercado muy irregular a lo largo del país, advierten especialistas consultados por Reporte Índigo.

16.55

pesos por kilo es el costo promedio de la tortilla en el país en mayo de este año, que representa 6.04 por ciento más comparado con los precios que se registraban hace un año

Pero los precios podrían alcanzar un nuevo pico esta semana toda vez que empresas como Gruma analizan ajuste al alza en los precios de maíz y la Cámara Nacional de la Industria de la Producción de Masa y Tortilla ha advertido que el acaparamiento de hasta 900 mil toneladas de maíz por parte de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) también encarecería la tortilla.

Especialistas reconocen tres elementos de carácter internacional que están impactando el costo de la producción de este producto que integra la canasta básica: el incremento en el precio del gas natural y el LP, el aumento en la demanda de maíz de países como Estados Unidos y China, así como los fenómenos meteorológicos adversos que se registraron en regiones productoras.

En el caso de los factores locales, se señala a la poca efectividad de políticas agrícolas del gobierno federal y también a los fenómenos de sequía que se han presentado en diversas partes del país, explica Rodolfo de la Torre, director del programa de Desarrollo Social con Equidad del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

El especialista señala que aunque el Gobierno federal puede interceder a través de acuerdos con los grandes productores de la producción de harina de maíz, la limitación del aumento aún podría ser moderada.


Por más que este gobierno intenta controlar el costo en la harina de maíz, va a ser difícil que tengamos un pacto y esto finalmente se va a traducir en el aumento a las tortillas, quizá no a un ritmo tan grande como si no interviniera el gobierno, pero al final de cuentas el gobierno no va a controlar el aumento de la tortilla

Rodolfo de la Torre

Integrante del CEEY

Un elemento más que descontrola el mercado de la tortilla es el auge de negocios informales de venta de masa y tortilla, explica Blanca Esthela Mejía Castillo, consejera de la Cámara Nacional de la Industria de Producción de Masa y Tortilla.

En la Ciudad de México, por ejemplo, estaban registradas seis mil 200 tortillerías en 2020 pero a causa de la pandemia aproximadamente cerraron mil de estos locales, aunque para este año ya se tienen contabilizadas siete mil 200 tortillerías, todo esto producto del brote de estos negocios.

“Las personas que no se dedican a esto, que no cuentan con la información, están entrando a la industria porque lo consideran un negocio atractivo. Compran máquinas hechizas que venden en el mercado, no pagan luz, no tienen carga impositiva, no pagan impuestos, no siguen normatividad vigente y bajan el precio y por volumen les parece que tienen una utilidad mayor.

7,200

ortillerías hay en la Ciudad de México en 2021

Lo que vamos teniendo es una industria cada vez más informal, los que tenemos una carga impositiva ya no es factible tener un precio de 18 pesos en mostrador a un precio que te encuentras en tiendas de 10 o 12 pesos”, explica la consejera.

Impacto económico del precio de la tortilla

Por tratarse de un alimento de consumo masivo, sobre todo entre la población que registra menos ingresos, preocupa que el aumento en el costo de la tortilla genere un impacto en la seguridad alimentaria de estos sectores de la población.

“Vale la pena mencionar que es el producto más consumido por la población pobre sobre todo en las ciudades y aproximadamente el cinco por ciento de lo que es el costo de la canasta alimentaria de las zonas urbanas corresponde a la tortilla y puede tener un impacto importante en el presupuesto familiar”, explica el integrante del CEEY.

La tortilla de maíz fue uno de los artículos que más impactaron en la inflación que durante la primera mitad de abril se colocó en 6.05 por ciento a tasa anual, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Se trata del mayor registro de la inflación general desde la segunda quincena de diciembre de 2017.

También puedes leer: Profeco alerta a consumidores; tortilla alcanza máximo histórico y se ofrece a 27 pesos por kilo