¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Indigonomics
Nacional

CHAPOGUZMáN

El Chapo S.A.

Indigo Staff

Después de que Joaquín “El Chapo” Guzmán fue capturado el sábado pasado por autoridades mexicanas, en colaboración con autoridades de Estados Unidos, la obvia pregunta es qué significa esto para el Cártel de Sinaloa, la organización criminal que Guzmán dirigía.

Este poder no solo se refiere a la extensión geográfica de las operaciones del Cártel de Sinaloa, ni a la fuerza armada que la organización posee, sino además a la enorme riqueza que genera. 


Feb 24, 2014
Lectura 6 min

150,000 Personas es el estimado que se tiene acerca del número de individuos
que colaboran con la operación del Cártel de Sinaloa
https://www.youtube.com/watch?v=mE5STRg6PH8

Después de que Joaquín “El Chapo” Guzmán fue capturado el sábado pasado por autoridades mexicanas, en colaboración con autoridades de Estados Unidos, la obvia pregunta es qué significa esto para el Cártel de Sinaloa, la organización criminal que Guzmán dirigía.

Este poder no solo se refiere a la extensión geográfica de las operaciones del Cártel de Sinaloa, ni a la fuerza armada que la organización posee, sino además a la enorme riqueza que genera. 

Según algunas estimaciones no gubernamentales, el Cártel recibe ingresos anuales de alrededor de 3 mil millones de dólares.

Lo que destaca en esto es la manera en que se genera dicha riqueza: a grandes rasgos, el Cártel de Sinaloa es notablemente similar, en cuanto a sus operaciones, a cualquier otra gran empresa multinacional. Ambas requieren de una administración eficiente de cadenas de suministro, así como la explotación efectiva de una demanda global.

En este sentido, es probable que la captura de Guzmán no altere las operaciones del Cártel de Sinaloa, así como la salida de un director ejecutivo de una compañía no significa la disolución de dicha empresa. 

Al igual que en el caso de Steve Jobs, Bill Gates, y tantos otros ejecutivos exitosos, el negocio continúa, bajo una nueva administración.

Tomando esto en cuenta, valdría la pena analizar con mayor precisión, desde una perspectiva de negocios, cómo son comparables las operaciones de una organización como el Cártel de Sinaloa con las de otras grandes empresas.

Problemas de efectivo

La venta de drogas es un negocio con altos márgenes de utilidad. Es difícil obtener cifras concretas acerca de los costos y precios de las sustancias ilícitas. 

Algunas fuentes llegan a afirmar, por ejemplo, que un kilogramo de cocaína en Colombia puede llegar a costar 2 mil dólares, pero que una vez que llega a tierras mexicanas su precio aumenta a 10 mil dólares. 

Una vez que se consigue contrabandear a Estados Unidos, ese kilo se puede llegar a vender por 30 mil dólares; mientras que a través de la venta de minoristas genera casi 100 mil dólares.

Esto genera grandes volúmenes de efectivo, que a su vez debe ser contrabandeado de regreso. La imposibilidad de utilizar servicios de instituciones financieras llevaron al cártel del Chapo a otorgar créditos a ciertos compradores, que después se encargaban de la distribución.

Fuerza laboral

Las estimaciones acerca del número de personas que trabajan para el Cártel de Sinaloa han llegado a insinuar la participación de más de 150 mil hombres en el negocio. 

Algunos especialistas afirman que el problema es definir quiénes trabajan directamente para el cártel y quienes son tipos de contratistas independientes que llevan a cabo tareas concretas.

Los roles dentro de la organización están especialmente definidos para evitar una exposición innecesaria de sus miembros. 

A pesar de que “El Chapo” era el líder, procuró rodearse de un íntimo grupo de colaboradores de confianza y delegar el trabajo. 

Esta cadena de mando salvó a Joaquín Guzmán en ocasiones de ser aprehendido cuando atrapaban a un miembro del cártel, al mismo tiempo que garantiza que las operaciones continuarán su camino despues de su captura. 

Diversificación

Entre los productos que mueve el Cártel de Sinaloa, la marihuana destaca por venderse bien y rápido. La inversión para producir cannabis es relativamente poca, ya que no es necesario procesarla después de cultivarla. 

El problema es que es un producto difícil de contrabandear por el fuerte olor que desprende, por lo que a veces es más rentable poner los plantíos de hierba directamente en Estados Unidos.

Lo contrario pasa con drogas como la heroína y la metanfetamina, que requieren de un procesamiento especial. Estas substancias suelen distinguir su calidad de acuerdo con el grado de pureza que se llega a conseguir.

Una de las más grandes innovaciones que se le han atribuido a “El Chapo” son los ahora famosos narcotúneles utilizados para pasar drogas a Estados Unidos. Hoy en día se han descubierto pasadizos sofisticados que hasta incluyen vías de tren y áreas climatizadas.

Inversión necesaria

Las empresas legales cuentan entre sus costos el pago de impuestos que se debe hacer al Estado. De manera similar, los narcotraficantes tienen en cuenta el gasto que deben hacer para sobornar a las autoridades.

Estos pagos son tan imprescindibles que no es posible imaginar una operación del tamaño del Cártel de Sinaloa sin tener la cooperación de altos mandos gubernamentales.

Este mal no solo afecta a México, varios oficiales de Estados Unidos también han sido procesados por coludirse con traficantes para facilitar el paso de la droga en la frontera.

El riesgo que corren los delincuentes de ser aprehendidos también es otro costo que afecta el precio final de las drogas. Existen quienes alegan que “El Chapo” ofrecía un seguro a sus colaboradores en caso de que fueran atrapados mientras contrabandeaban el producto.

Competencia voraz

Cualquier negocio está destinado a tener competencia. La diferencia con los cárteles de droga es que la competencia suele intentar matarse entre sí.

Los narcotraficantes buscan siempre manejar el monopolio de las drogas. La lucha por las rutas de distribución están marcadas con sangre por los enfrentamientos que definen quién será su dueño.

Para evitar una guerra por el mando del grupo, el Cártel de Sinaloa se cubre las espaldas mediante lo que se ha denominado como alianzas de sangre. Con este esquema, los líderes de la organización se vinculan mediante matrimonios estratégicos que hacen más difícil sufrir una traición. Esto se parece a lo que durante siglos utilizó la nobleza para sellar alianzas con sus enemigos.

Además de estas luchas, se deben tomar en cuenta la guerra que combaten con otros grupos criminales y las mismas autoridades.


Notas relacionadas

Feb 11, 2020
Lectura 3 min

Feb 1, 2020
Lectura 2 min

Sep 11, 2019
Lectura 2 min

Jul 18, 2019
Lectura 8 min

Comentarios