Ejes de acción en educación

Desde hace algunos años en México se está buscando replantear el futuro de los mexicanos y hoy es tiempo de mirar adelante y valorar lo que tenemos y lo que podemos lograr. 

Lo que es un hecho es que el actual gobierno ha agregado al Artículo 3 de la Constitución un nuevo párrafo donde se establece que la educación, además de laica, gratuita y obligatoria, sea de calidad.

Comparte esta nota

Desde hace algunos años en México se está buscando replantear el futuro de los mexicanos y hoy es tiempo de mirar adelante y valorar lo que tenemos y lo que podemos lograr. 

Lo que es un hecho es que el actual gobierno ha agregado al Artículo 3 de la Constitución un nuevo párrafo donde se establece que la educación, además de laica, gratuita y obligatoria, sea de calidad.

Alejado de casa y de forma indirecta se suelen matizar nuestras ideas de lo que queremos como nación. Mi visión del país que quiero es una en donde la educación sea la prioridad y el tema más importante para México. 

Ese proyecto constaría de una plataforma con tres ejes de acción: Educar para desarrollar habilidades de pensamiento más alto, educar para tener un espíritu emprendedor y educar para desarrollar ética ciudadana y responsabilidad del entorno. 

Un elemento que está transformando la educación en otros países es el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), por lo que sería necesario considerarlo como parte integral de esta plataforma. 

En México la jornada escolar es corta, con tiempo de enseñanza insuficiente. En muchas escuelas la enseñanza y el liderazgo son de baja calidad (OCDE, 2010). Es aquí donde las tecnologías de información pueden ampliar los horizontes en la práctica docente.

Los líderes, gobiernos y los creadores de políticas educativas deberían poner la mirada con más profundidad no sólo en las escuelas sino en el resultado de los estudiantes.

El plan para lograr una calidad educativa debería poner en juego la infraestructura, los servicios y los recursos educativos. 

Un ejemplo es promover la conectividad a Internet bajo condiciones óptimas para ahorrar recursos e infraestructura. El impacto de las Tecnologías de Información y Comunicación sería imposible si solo fuera un set de tecnologías. 

Así como el uso del teléfono celular, los juegos y las redes sociales han cambiando a la sociedad y han creado nuevas experiencias (Educase, 2012), esas experiencias de enseñanza-aprendizaje serían en el futuro el verdadero cambio.

Creo que se debería crear un nuevo valor sobre la educación y que a través de estos tres ejes de acción den posibilidades a la búsqueda de la calidad educativa.

Oswaldo Castro Romero, de Tepic, hace un postgrado en Tecnología Educativa en Corea del Sur

Salir de la versión móvil