Incrementar el salario mínimo no provoca que las empresas contraten a menos gente, aunque durante muchos años los estudios más tradicionales hubieran señalado lo contrario. La anterior es una de las conclusiones del trabajo en torno a los salarios mínimos del canadiense David Card, uno de los galardonados con el Premio Nobel de Economía 2021 por “desafíar la sabiduría convencional” en este tema, además de la migración y la educación en el campo laboral.

La Real Academía de Ciencias Sueca también reconoció este año a Joshua Angrist y Guido Imbens por sus aportaciones metodológicas al análisis de las relaciones causales en economía.

Cuestionamientos en torno a los efectos de la migración en los niveles de empleo y salariales y el efecto de la educación en el ingreso de una persona, constantemente resultan difíciles de responder debido a que no se pueden comparar con una situación con elementos controlados similares. Sin embargo, los galardonados de este año han probado que es posible responder a estas y otras preguntas similares a través de experimentos naturales, advierte el comunicado del portal del Premio Nobel.

Este tipo de experimentos aleatorios, en los que los investigadores asignan a los individuos de estudio a grupos de tratamiento a través de un sorteo, se utilizan frecuentemente en ensayos clínicos en donde es posible que los investigadores tengan un control de los elementos y acceso a datos que influyen en los grupos de control y grupos de tratamiento. Pero en el caso de fenómenos sociales, se consideraba que este tipo de experimentos no se podían aplicar.


“Pese a los desafíos, los galardonados han demostrado que muchos de los grandes cuestionamientos de la sociedad pueden ser respondidos. Su solución es utilizar experimentos naturales, situaciones que surgen en la vida real que se asemejan a experimentos aleatorios. Estos experimentos naturales pueden deberse a variaciones aleatorias naturales, reglas institucionales o cambios de política”

Real Academía de Ciencias Sueca

Estudios laborales

El Nobel David Card, canadiense de 65 años que actualmente está adscrito a la Universidad de California, Berkeley, utilizó el enfoque con experimentos naturales para responder cuestiones centrales de la economía como los efectos del salario mínimo, la inmigración y la educación.

Junto con su compañero Alan Kruger, ahora fallecido, Card investigó el efecto del incremento de esta percepción en Nueva Jersey de 4.25 a 5.05 dólares a inicios de la década de 1990 y lo comparó con lo que ocurría en Pennsylvania en donde no se presentó un incremento de esta naturaleza.

“Contrario a investigaciones anteriores, se encontró que un aumento al salario mínimo no tuvo ningún efecto sobre el número de empleados… Esta investigación pionera ha dado lugar a gran cantidad de estudios de seguimiento. La conclusión general es que los efectos negativos de aumentar el salario mínimo son pequeños y significativamente menores de lo que se creía hace 30 años”, se detalla.

Otro fenómeno en el que se enfocaron fue la migración, cuyos experimentos señalaron que el incremento en la llegada de migrantes no influía negativamente en los ingresos de los residentes de un país con un nivel bajo de estudios.


Los tres laureados se desempeñan en universidades con sede en Estados Unidos

Estudios sobre los estudios del Nobel

Joshua D. Angrist, de 61 años y de origen estadounidense, junto con Guido W. Imbens, de 58 años nacido en los Países Bajos, estudiaron si elementos específicos como el incremento en los años de estudio en una persona o contar con la formación en otras disciplinas influyen en los ingresos que perciben.

De manera simplificada, para llevar a cabo este experimento natural se dividió aleatoriamente a un grupo de tratamiento, que tenía derecho a participar en un programa escolar; y un grupo de control, en donde los individuos no tenían este derecho.

“Una conclusión importante es que sólo es posible estimar el efecto entre las personas que cambiaron su comportamiento como resultado del experimento natural. Esto implica que la conclusión de Angrist y Krueger sobre el efecto en los ingresos de un año adicional de educación, que estimaron en un nueve por ciento, solo se aplica a aquellas personas que realmente eligieron dejar la escuela cuando se les dio la oportunidad”, detallan.

Cabe destacar que el marco desarrollado por estos dos científicos laureados con el Nobel ha sido ampliamente adoptado por investigadores que trabajan con datos de observación, además ha permitido aumentar la transparencia y credibilidad de la investigación empírica.

También puedes leer: Periodistas de Filipinas y Rusia ganan el Nobel de la Paz; luchan por la libertad de expresión