Donald Trump es sinónimo de éxito, fama, audacia, polémica y excentricismo. El magnate de bienes raíces, nacido en una familia de clase obrera en el barrio de Queens en Nueva York, siempre acapara los reflectores. Sus recientes declaraciones contra México son un capítulo más en su largo historial de confrontaciones que caracteriza a su aguerrida personalidad. Trump, el arquetipo de empresario americano que abrió su camino hacia el éxito, posee una fortuna valuada por Forbes en 4.1 mil millones de dólares.

Animal político

Donald Trump se mete en todo y opina de todo. Por obvias razones, la política no ha sido la excepción. Su primer gran acto político fue una campaña de desplegados en 1987 que le costó 100 mil dólares y que criticaba la política exterior. Actualmente, es un invitado común a programas de comentarios y recientemente dijo que está tomando muy en serio ser el candidato republicano para la elección presidencial de 2016. 

Polémica mexicana

Después del triunfo de Birdman y González Iñárritu en la entrega de los premios Oscar, Trump arremetió contra México. Desdeñó el trabajo de los cineastas mexicanos, agregando que el país ha estafado a Estados Unidos más que nadie. Pidió que se parara el envió de criminales a través de la frontera y remató diciendo que no se debía hacer negocios en México por su corrupto sistema de justicia. Presuntamente, Trump mantiene un pleito legal en México que no ha podido ganar.

Construyendo un imperio

La primera adquisición significativa de Trump fue un edificio contiguo a Grand Central Station en Nueva York. A partir de esta operación, financiada con préstamos y exenciones fiscales, el magnate comenzó una carrera ascendente en el mercado de bienes raíces. Para finales de los 80 se consolidó como uno de los grandes jugadores del mercado con propiedades como la Trump Tower.

Superación y culto

La marca Trump se identificó con un estilo empresarial de superación constante que se volvió un culto en Estados Unidos y el mundo.  En 1988, Donald Trump publicó su primer libro “Trump o el arte de vender”.  Destacan sus bestsellers: “El secreto del éxito”, “Queremos que sea rico”, “Arte de volver”, así como “Piensa grande y patea traseros en los negocios y en la vida”.  A pesar de sus controversias, continúa siendo uno gurú importante de negocios.

Celebridad americana

Su riqueza le valió la entrada al mundo de la fama y los medios. Pero, Donald Trump se involucró de lleno en este ambiente cuando protagonizó el reality show “The Apprentice”. Además, se convirtió en el principal accionista del concurso Miss Universo y compró una participación en el espectáculo de lucha libre WWE, donde participó en la “batalla de los multimillonarios” al desafiar a un rival y ser representado por un luchador en el ring.

Marca Trump

La década de los ochenta vio crecer a una nueva élite en Estados Unidos. Es el tiempo del auge de Wall Street y del pujante ascenso de una nueva clase alta. Trump, parte de esta ola, era dueño entonces de una mansión en Palm Beach, otra mansión de 47 habitaciones en Connecticut, un Boeing 727 y seis helicópteros.  Su mayor orgullo era el Trump Princess, uno de los yates más grandes que fue utilizado en una película de James Bond.

El contraataque

La recesión de principios de los 90 fue devastadora para el mercado de bienes raíces y para la fortuna de Donald Trump. A punto de declararse en bancarrota, vendió propiedades, se deshizo de negocios y obtuvo préstamos para reestructurar su imperio.  Le costó, por ejemplo, la mitad de su participación en el Hotel Plaza, pero se convirtió en el símbolo del regreso y la superación de condiciones adversas en el mundo empresarial.

Divorcio costoso

Donald Trump e Ivana Trump fueron por muchos años la pareja favorita de los medios. Además, Ivana, diseñadora de interiores, fue la mano derecha de Donald en los negocios. Sin embargo, en los noventas vivieron un amargo y mediático divorcio. Donald pagó 25 millones de dólares en efectivo, cedió su mansión de Connecticut, perdió la custodia de sus hijos y paga actualmente una pensión 600 mil dólares anuales.