Para mantener la inflación estable y de forma indirecta impulsar el crecimiento económico del país este año, el Banco de México (Banxico) parece buscar un punto de equilibrio en el ciclo de “relajamiento monetario” que inició en 2019.

En la minuta de la reunión de la Junta de Gobierno de Banxico, con motivo de la última decisión de política monetaria, se reveló que aunque se mantuvo sin cambios el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria en 4.25 por ciento, se continuará con la implementación de un ciclo monetario flexible.

Desde agosto de 2019 hasta septiembre pasado, se optó por el recorte a su tasa de interés que ya suma hasta 400 puntos base menos, aunque en la última decisión de política monetaria celebrada el pasado 12 de noviembre se desaceleró este ciclo de relajamiento de acuerdo con diversos análisis financieros.

El abordaje del gobernador y subgobernadores del banco central mexicano, que se ha implementado más de un año, se conoce como “un tono dovish o de paloma”, que se enfoca en la reducción de tasas de interés y una política monetaria expansiva que impulsa la reactivación económica a través del aumento de la cantidad de dinero y con ello el estímulo a la inversión y reducción del desempleo.

En contraste está el “tono hawkish o de halcón”, que aumenta tasas de interés e impulsa la política monetaria restrictiva que se enfoca en reducir la cantidad de dinero del país con el objetivo de contener la inflación, aunque con ello se corre el riesgo de frenar el crecimiento económico.

“Generalmente los discursos de los bancos centrales suelen ser muy complejos, se dice que un buen banquero central no mueve mucho las tasas sino que mueve más con su discurso. Como hay una serie de consensos y comentarios que pueden ser un tanto complejos, los economistas acuñaron los términos Dovish o Hawkish”, explica Carlos González Tabares, director de Análisis Económico, Cambiario y Bursátil de Monex.


Se dice que un buen banquero central no mueve mucho las tasas sino que mueve más con el discurso

Carlos González

Integrante de Monex

La decisión de mantener sin cambios la tasa de interés se tomó al considerar las afectaciones y previsiones en la inflación, la actividad económica y los mercados financieros, así como la conveniencia de consolidar una trayectoria decreciente para las inflaciones general y subyacente hacia la meta establecida por Banxico de tres por ciento, de acuerdo con el documento publicado la semana pasada.

La inflación mensual anualizada del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en octubre fue del orden de 4.09 por ciento, lo que representa un incremento de 0.61 por ciento al mes inmediato anterior y el registro de la inflación más alta en 17 meses. Aunque los banqueros centrales consideraron que hasta el momento la inflación ha resistido los efectos de la pandemia, se observa en la minuta.

Respecto a la recuperación económica se espera que sea gradual y prolongada aunque señalaron que persiste un entorno de incertidumbre.

“Los diferentes bancos centrales van viendo el conjunto de variables que vayan mostrando la tendencia de inflación y crecimiento. En el caso de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED por sus siglas en inglés) la inflación no es la preocupación, sino el crecimiento económico y por ello han adoptado una postura flexible. En el caso de Banxico ya vimos que la inflación está cerca de 4.09 por ciento que sale del objetivo del Banco Central y por ello tiene que ser un poco más restrictivo”, apunta González.

Un recorte adicional a la tasa de interés podría dar la señal de que se está priorizando el crecimiento económico sobre la inflación y así afectar las expectativas inflacionarias generando un riesgo de inestabilidad cambiaria y otros efectos de segundo orden, advierte la calificadora HR Ratings.

En su análisis, la calificadora recuerda que el subgobernador Javier Guzmán va a concluir su periodo al cierre del año, considerado un miembro “hawkish”, por lo que con su sustitución la Junta de Gobierno adquirirá un tono más “dovish”, aunque eso no implicaría recortes adicionales hasta el segundo semestre.

Iniciativa riesgosa para Banxico

La semana pasada el Banxico advirtió en torno a los riesgos del dictamen que se aprobó en comisiones del Senado para reformar la ley del banco central para permitir que reciba moneda extranjera de dudosa procedencia e integrarlas a las reservas internacionales.

A través de un comunicado el banco central señaló que estas modificaciones a los artículos 20 y 34 de su ley, representan un riesgo importante para el sector financiero nacional en su interacción con el sistema financiero internacional, toda vez que podría ingresar flujos de efectivo provenientes de actividades ilícitas.

Este riesgo, señaló, es mitigado por las instituciones financieras que ofrecen el servicio de recepción de moneda extranjera en efectivo a través de procesos regulados y convenios de corresponsalía a fin de regresar el excedente de efectivo en moneda extranjera al país de origen.

También puedes leer: Según Banxico, la mayor contracción de México en casi 90 años pudo ser más grave