A dos años de la refundación de la Cooperativa Cruz Azul, Víctor Manuel Velázquez Rangel, presidente del consejo de administración, llamó a mantener la unidad, seguir con la visión de progreso y agradeció a todo el personal que ha permitido el crecimiento en las plantas de producción.

“Nuestra refundación se consolida con éxito, con la implementación de nuevos procesos de trabajo, nuevas plantas y la puesta en operación de nuestro horno número cinco en Lagunas, Oaxaca, todos bajo el compromiso del progreso y del cumplimiento de objetivos, que a través de la creacion de un gobierno corporativo nos garantice la transparencia y rendición de cuentas que tanto nos hacían falta y adolecimos por más de 30 años”.

En un evento cívico celebrado de manera simultánea en Lagunas Oaxaca y la Ciudad de México, Velázquez Rangel destacó que “los compromisos, como la recuperación de nuestra identidad y valores, y la recuperacion de nuestros activos e incrementos de producción de nuestras plantas, merecen el reconcimiento de todos, porque a la falta de la planta de Cruz Azul (en Hidalgo) las otras tres plantas han producido y estamos vendiendo una capacidad que nunca pensamos lograríamos”.

En 2020, a través de una orden judicial, los socios de la Cooperativa La Cruz Azul recuperaron sus oficinas corporativas ubicadas en la Ciudad de México, que les permitió retomar el control administrativo de su empresa.

Sin embargo, el proceso estuvo lleno de incertidumbre y mucho trabajo organizacional.

“El 6 de agosto del 2020 cambiamos para siempre nuestra historia. Había muchos sentimientos encontrados. En medio del nerviosismo y de miedos nos reunimos en el sur de la Ciudad de México y fuimos dando a conocer nuestras estrategias y pasos a seguir para recuperar por segunda vez nuestro corporativo, patrimonio y legalidad, y sobre todo teníamos una última esperanza de que nuesta cooperativa iba a estar segura por muchos años”.

Víctor Manuel Velázquez detalló las complicaciones a las que se enfrentaron. “Hemos pasado por momentos muy difíciles durante estos años. Desde 2018 ha habido amenazas, agresiones, despidos, insultos, muchos compañeros teníamos incertidubmre e inseguridad de tener la razón. Atravesamos momentos donde parecía que todo había terminado y nuestro movimiento se había acabado.

“Vivimos mucho tiempo bajo el yugo del saqueo, la destrucción y el abuso de poder, del que desgraciadamente ya estábamos acostumbrados y del que teníamos que deshacernos.

“Es triste decirlo: es una forma de vida muy cómoda que, sin darnos cuenta, nos llevaba a extinguir nuestra Cruz Azul como sociedad cooperativa, donde estábamos a nada de perder, en definitiva, nuestro patrimonio, pero gracias a esa gran unidad y gran valor de todos, demostramos que no hay enemigo pequeño, por más insignificante que se vea.

Puedes leer: Cruz Azul se ‘descarrila’ en Torreón; Santos sorprende y golea

El presidente del consejo administrativo destacó que la honestidad y la necesidad de justicia fueron claves para lograr retomar el control de la cooperativa.

“Aquel monstruo que tenía todo el poder político nacional, social, engañando o por miedo de la base societaria, todo aquel poder ecoonómico de nuestra cooperativa de donde la saqueaba, el poder jurídico, era muy difícl enfrentarlo, pero estábamos logrando algo que parecía inalcanzable, y eso no es más que refundar a nuestra cooperativa.

“Dos años despues podemos decir que hemos transformado y estamos en proceso de cambiar todos nuestros ideales con acciones, gracias al enorme trabajo de quienes dejan parte de su vida en su trabajo en las plantas de Lagunas Oaxaca, Hidalgo, Agusacalientes, Puebla y Ciudad de México, donde se ha incorpordado gran parte del personal de la planta de Hidalgo.