Este año México no registró avances en materia de competitividad debido, en gran medida, al aumento de la inflación y la pérdida de libertad económica entre sus habitantes.

El Índice de Competitividad Internacional 2022 sitúa a México en el lugar 37 de 43 países respecto a la capacidad para generar, atraer y retener talento e inversión que detonen la productividad y bienestar de sus habitantes. Este es el mismo sitio en el que fue ranqueado el país en 2021.

“Un país competitivo es aquel que, más allá de las posibilidades con las que cuenta gracias a sus propios recursos y capacidades, resulta atractivo para el talento y la inversión exterior, y de esta forma está en condiciones de alcanzar una mayor productividad y generar bienestar para sus habitantes”
IMCO
Desde 2018, México ha registrado una caída tras otra en este ndice de Competitividad, en aquel año ocupaba el puesto número 31, para 2019 cayó un peldaño, en 2020 fueron tres y para 2021 ya se encontraba en el sitio 37 el cuál mantiene este 2022.

La baja competitividad del país se explica por la caída en los subíndices de Economía y Derecho.

El reporte explica que el subíndice de economía califica las principales características económicas de las naciones, aquellas que son más estables y con mercados competitivos atraen más inversión y talento, por lo que generan mayor empleo y riqueza. En el caso de México este subíndice cayó siete peldaños debido al aumento en la inflación, la disminución de reservas internacionales y la libertad económica.

En agosto la inflación registró un aumento de 8.7 por ciento en su medición interanual, el mayor nivel reportado desde diciembre del 2000. Este dato reportado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) se ubicó ligeramente por arriba de las expectativas del mercado.

Además un análisis de UBS señala que a diferencia de Estados Unidos, donde la inflación parece haber tocado techo, en México sigue subiendo y es probable que las presiones inflacionarias continuen debido a factores como el retiro gradual de los subsidios de la gasolina, la limitada competencia en mercados clave, los aumentos del salario mínimo y las fuertes sequías.

El incremento de los precios de los bienes y servicios está afectando con más fuerza a los hogares más pobres. Por ejemplo, para las familia con menor poder adquisitivo que perciben alrededor de tres mil 313 pesos mensuales el incremento en el precio de la canasta básica es de 8.74 por ciento, de acuerdo con el estudio “La inflación afecta más a las familias que menos tienen”, también elaborado por el IMCO.

Los hogares de menores ingresos destinan una mayor proporción de su gasto a la adquisición de bienes cuyos precios han subido más durante el último año, es decir, los productos de la canasta básica.

Cabe destacar que en el reporte de Competitividad se señala que el mercado laboral del país muestra una mejoría constante en materia de creación de empleos, aunque esto no significa que hay mejores y más garantías de los derechos laborales.

Otro subíndice en el que se registró una importante disminución es el de Derecho el cuál mide la seguridad pública y jurídica de los países y en el que se toman en cuenta indicadores como la tasa de homicidios, protección a los derechos humanos y la confianza en la polícia.

El reporte explica que en este subíndice México retrocedió dos peldaños debido a un deterioro en la independencia del Poder Judicial y un peor desempeño en el índice de Estado de Derecho.

Otros indicadores en los que México registra un bajo desempeño son los sectores precursores de clase mundial, el aprovechamiento de las relaciones internacionales, el manejo sostenible del medio ambiente, el sistema político estable y funcional y una sociedad incluyente, preparada y sana.

Contraste de competitividad

En el primer lugar del Índice de Competitividad Internacional 2022 está Dinamarca debido a que se posicionó entre los tres países mejor calificados en cuatro subíndices.

Obtuvó el primer lugar en el subíndice de Relaciones Internacionales que mide el grado con el que los países capitalizan su relación con el exterior para elevar la competitividad y considera indicadores relacionados con los socios comerciales efectivos que tiene, el tamaño del comercio exterior, el tránsito de turistas internacionales y el flujo de capitales.

También ocupó el segundo puesto en el subíndice Sistema Político, que califica la legitimidad democrática, transparencia y respeto a los derechos y libertades civiles de sus habitantes; en tanto que se posicionó en el tercer lugar del subíndice de Derecho.

Te puede interesar: Competitividad: estados del sur y sureste poco dinámicos