El acto principal terminó. La entrega de la propuesta del Paquete Económico para el ejercicio fiscal 2019 fue una de las acciones más esperadas, ya que mantenía a los mercados a la expectativa del destino de los recursos con los que operará el presidente Andrés Manuel López Obrador durante su primer año de gobierno.

Ese acto protocolario, que representa el inicio del futuro económico del país, deberá someterse al análisis por parte de los legisladores de las diversas bancadas que integran la Cámara de Diputados para ser aprobado a más tardar el próximo lunes 31 de diciembre.


El PEF contempla un gasto total neto de 5.8 billones de pesos para el ejercicio fiscal del próximo año

Carmen Alcibar, analista de Grupo Bursamétrica, comparte que los lineamientos establecidos en el proyecto son responsables con la economía nacional, pero contiene algunos puntos que podrían requerir de una evaluación y debate más profundos, como la reducción en el presupuesto a algunos organismos autónomos.

“Los recortes van a mermar fuerte el empleo en muchos sectores, quizá haya algunas instituciones a las que no deberían quitarlas del mapa. Esa parte puede ser tomada a discusión”, expone la analista de Bursamétrica.

Al Instituto Nacional Electoral (INE) se le redujo 35.1 por ciento su partida, al Tribunal Electoral Federal (Trife) un 35.5 por ciento, mientras que el recorte para el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que hace días se anunció su desaparición, fue de 21.8 por ciento. Aunque podría parecer sencilla la aprobación de la iniciativa fiscal para el próximo año, el paso más importante para el Gobierno federal será ajustarse a los cambios que pudieran darse en algunos rubros durante la discusión en el Congreso de la Unión.

Mensajes cruzados

Los mercados financieros esperaban que el contenido del proyecto mandara una señal de confianza para que inversionistas nacionales e internacionales olvidaran el nerviosismo experimentado tras la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), en noviembre pasado.

Para la especialista de Grupo Bursamétrica, el paquete cumple con esto debido al bajo nivel de endeudamiento que se proyecta, pero el Gobierno federal aún debe mantener el diálogo con inversionistas.

Respecto al establecimiento del tipo de cambio en 20 pesos por dólar pareciera que se esperan altibajos que no darán lugar a la recuperación de la moneda mexicana durante 2019.

3.4

por ciento es la estimación para la inflación a finales de 2019

“Es un claro mensaje de que no hay mucha confianza en muchos rubros del proyecto del presidente López Obrador para pensar que pudiera ocurrir una apreciación del peso”, dice.

Reto fiscal

La administración federal fue congruente con su promesa de no crear ni aumentar impuestos. Y tampoco fue una sorpresa que en el paquete se delinearan los recursos para los proyectos prioritarios de asistencia social.

La apuesta va encaminada a dar mayores apoyos económicos a adultos mayores, programa que tendrá un asignación por 100 mil millones de pesos, que también es un incentivo para el consumo, aunque una mala implementación podría poner en jaque el crecimiento del país.


“Las autoridades hacendarias no van a descuidar la economía, pero hace falta generar más confianza entre los empresarios”

Carmen Alcibar

Analista de Grupo Bursamétrica

Carmen Alcibar detalla que el gasto de 18 programas clave deja al gobierno sin mucho margen para propiciar el desarrollo de la economía nacional, la cual se espera avance 2 por ciento el próximo año.

No obstante, reconoce que la idea de elevar la vigilancia entre los contribuyentes pudiera dar un impulso a la recaudación.

“Están considerando una aceleración más lenta, pero esto siempre sucede cuando comienza un sexenio, ya que da oportunidad para echar a andar todos los planes que requieren de un periodo para madurar”.