China fue el epicentro de la pandemia que tumbó la economía mundial este año y sostiene una guerra comercial con el país más poderoso del mundo desde 2016, sin embargo, su expansión económica no se detiene.

De hecho es el único país cuyo Producto Interno Bruto (PIB) reportará un crecimiento positivo del orden de 1.9 por ciento en 2020, en tanto que para 2021 se espera que la economía crezca 8.2 por ciento, de acuerdo con pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pese a los números positivos, este crecimiento representa una desaceleración frente a la dinámica que el gigante asiático venía mostrando durante los últimos años. Por ejemplo, en 2019 el PIB de esa nación creció 6.1 por ciento y en 2018 fue del orden de 6.6 por ciento.

13.21

por ciento fue la participación de China en las exportaciones mundiales totales en 2019

Considerado aún entre el grupo de economías emergentes y en desarrollo, el país gobernado por Xi Jinping es el único del grupo con perspectivas alentadoras, toda vez que su actividad se normalizó con más rapidez de la esperada después de que la mayor parte del país reiniciará sus actividades a comienzos de abril y después de más de 76 días de confinamiento en algunas zonas de ese país.

Además, en el segundo trimestre del año el PIB de esta nación registró un crecimiento positivo gracias a las firmes políticas de respaldo y a la resiliencia de las exportaciones, advierte el FMI en el World Economic Outlook publicado en octubre de este año.

La rapidez en su recuperación también se sustenta en la contención estricta de la pandemia por COVID-19, señala Kenneth Smith, ex jefe de la negociación técnica para el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en entrevista con Reporte Índigo.

“El PIB de China no cayó a niveles negativos como los de otros países pero hay que entender que parte de una base muy alta en la que esa economía tiene 20 años creciendo. Para 2021 hay incertidumbre porque está la perspectiva de una nueva administración en Estados Unidos, ya quitando a Trump del escenario, y que China logre sentarse a la mesa de negociación con puntos difíciles y con ello poder reducir aranceles punitivos en su contra”, explica Smith en entrevista con Reporte Índigo.

Recientemente la nación asiática integró, junto con otros 14 países como Japón, Corea del Sur y Australia, una de las alianzas comerciales de Asia y Oceanía más robustas del mundo: la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés).


China ya no es un país que simplemente se concentra en producir bienes de uso intensivo y poco valor agregado, están cada vez más metidos en temas de alta tecnología, telecomunicaciones, son líderes de tecnología 5G y esto va a seguir

Kenneth Smith

Exjefe de la negociación técnica para el T-MEC

Hasta 2019, la participación de China en las exportaciones mundiales totales era del orden de 13.21 por ciento, el valor de sus exportaciones ascendió a 2.49 billones de dólares en tanto que el de sus importaciones fue del orden de 2.07 billones, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Las manufacturas son los productos que más exportan con 93.2 por ciento del total de sus ventas al exterior, seguido de productos agropecuarios con 3.3 por ciento y combustibles y productos extractivos con 3.2 por ciento. En el caso de las importaciones, las manufacturas también ocupan un papel principal con 61 por ciento, seguido de combustibles con 26.4 por ciento y productos agropecuarios con 9.1 por ciento.

Estrechar lazos entre México y China

Aunque no existe el apetito o condiciones de integrar un tratado comercial de México con China por parte de las autoridades y empresarios del país, si es necesario estrechar lazos comerciales.

Actualmente existen acuerdos para exportar a China productos agropecuarios, por lo que se debe seguir esa ruta, señala Kenneth Smith.

“Se puede trabajar en la parte diplomática para abrir el mercado chino a ciertos productos específicos y buscar atraer inversión de China”, apunta.

2.49

billones de dólares fue el monto total de las exportaciones de China en 2019

El especialista recuerda que la guerra comercial entre China y Estados Unidos ha beneficiado a México debido a que el país gobernado por Donald Trump ha buscado sustituir en el país los productos chinos que no pueden ingresar a ese país, sin embargo una disputa entre dos economías tan grandes a largo plazo no es benéfico para la economía mundial.

“Hay oportunidades en el sector de manufactura avanzada, de alta tecnología de China que pudiera empezar a invitar inversión extranjera directa a México, obviamente Estados Unidos vería con recelo ese acercamiento pero no hay nada que nos impida tener esa relación”.

También puedes leer: Empresa china modernizará la L1 del Metro