El presidente Joe Biden quiere convencer al Congreso estadounidense de eliminar el impuesto federal a las gasolinas a través de un esquema similar al que utiliza el gobierno mexicano para contener el costo de este energético.

El mandatario estadounidense solicitará esta exención por tres meses para aliviar directamente a los consumidores de ese país ante la escalada de los precios de los energéticos, que en gran medida se debe al desajuste en mercados internacionales por el conflicto armado entre Rusia y Ucrania.

“Veo que en Estados Unidos buscan transitar un poco por el camino de este Gobierno (de Andrés Manuel López Obrador) de subsidios a los combustibles, es decir, buscan eliminar por tres meses el impuesto federal a las gasolinas y hacer un llamado a los estados para que hagan lo mismo con los impuestos locales”, afirma Arturo Carranza.

La propuesta de la Casa Blanca es eliminar desde julio y hasta septiembre el impuesto federal de 18 centavos por galón de gasolina (equivalente a 3.7 litros) al tiempo de solicitar a los estados su cooperación para reducir los impuestos locales.

La invasión a Ucrania por parte del país dirigido por Vladimir Putin, que actualmente es el tercer productor del mundo de petróleo crudo a nivel mundial después de Estados Unidos y Arabia Saudita, ha provocado una serie de impactos negativos en el mercado de hidrocarburos, que está generando estragos en el precio de la gasolina.

Sin embargo, no es el único elemento que está afectando a la oferta de los combustibles, de hecho el fomento a las políticas energéticas que buscan dejar a un lado la producción de combustibles fósiles están reduciendo la capacidad de refinación a nivel mundial, advierte Carranza.

“Las empresas petroleras están avanzando gradualmente hacia un nuevo modelo de negocios,es difícil que tomen una decisión para revertir este avance para dejar de depender de la producción de combustibles fósiles hacia la generación de energías renovables”, detalla el especialista.

La solicitud de eliminar el impuesto federal a las gasolinas por parte de Biden ocurre a menos de cinco meses de que se lleven a cabo las elecciones legislativas de mitad de mandato en Estados Unidos y un incremento récord de los costos de productos y servicios, que están aumentando la presión sobre la gestión del presidente demócrata.

Contención a las gasolinas

El costo de la gasolina en México se ha logrado amortiguar gracias a los subsidios que emite el Gobierno federal a través del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en hasta un 50 por ciento.

Datos de Petrointelligende apuntan que el precio de la gasolina Magna sería de 34.13 pesos, es decir, 57 por ciento más que los 21.73 pesos por litro que actualmente cuesta.

“La volatilidad no ha sido tan grande como en otros países y eso se explica por los subsidios que el gobierno está dando, desde luego tienen un impacto para las finanzas públicas, observó que es poco probable que el Gobierno vaya a dejar de subsidiar las gasolinas sobre todo porque ha sido una de las prioridades de la agenda de este gobierno, mantener estables los precios de los energéticos”.

También puedes leer: AMLO mantendrá subsidio a la gasolina todo 2022; promete “no van a aumentar los precios”