La empresa de condones Durex parece haber aprendido que hacer publicidad por Internet todavía es una apuesta arriesgada.

La más nueva iniciativa de parte del equipo de mercadotecnia virtual se convirtió en una broma bastante divertida, pero que hizo poco por avanzar los objetivos del equipo que lo ideó. 

Se trataba de un concurso en el cual usuarios votarían por la ciudad que ellos consideraban merecía tener el servicio SOS Durex. 

El servicio consistía en mantener un equipo listo en la ciudad para proporcionar en poco tiempo condones extragrandes a cualquier pareja amorosa, pero poco preparada, al hacer clic en un app de la empresa. 

El problema fue que ganó la ciudad de Batman, la capital de una provincia musulmana y conservadora en Turquía. 

La pequeña ciudad de 348 mil habitantes, llamada así por una cordillera cercana de montañas, le ganó a Londres y París con mil 577 votos. 

De acuerdo con representantes de Durex, se trata de una obvia broma entre los cibernautas que consideraron divertido imaginarse a Batman pidiendo condones extragrandes. 

La empresa ha dicho que no ofrecerá el servicio ni en la conservadora ciudad musulmana ni en los demás lugares que obtuvieron votos. 

No son los únicos

No se trata solamente de un producto propenso a las bromas como los condones, muchas empresas han aprendido que la publicidad por Internet es un tema a tratarse con cuidado. 

Por ejemplo, McDonald’s pagó por un hashtag (una especie de abreviación usada en redes sociales), con el fin de que las personas pudieran escribir en Twitter cuando estaban felices por la comida de la empresa. 

Pero les resultó peor: la mayoría de los usuarios comenzó a hablar de lo poco nutricional de su menú y otros problemas de calidad en sus alimentos. 

Luego están simplemente los hackers, que se apoderaron de la cuenta de Burger King durante unos minutos y lograron establecer toda una conversación en la red sobre su competencia McDonald’s. 

De acuerdo con la agencia Bloomberg, las agencias de mercadotecnia buscan aplicar hasta 22 por ciento de los presupuestos en campañas de promoción por Internet en los próximos cinco años. 

Sin embargo, expertos opinan que antes de dedicar amplios recursos en este tipo de publicidad, se debe aprender a evitar el tipo de bromas que pueden surgir y dañar la imagen de la empresa, como es el caso de Durex y Batman.