Con la aprobación que hizo el Senado de Estados Unidos, de una resolución que activa el procedimiento conocido como “reconciliación” se podrían hacer cambios al código impositivo con mayoría simple, es decir 51 votos de 60 necesarios, eliminando problemas de oposición de los demócratas en las cámaras.

Lo anterior significa un respiro para el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, ante sus malos pronósticos en el sentido, que de no aprobarse el plan fiscal de la Casa Blanca, Wall Street podría tener un “significativo” retroceso, de acuerdo al portal Politico.

La aprobación de la herramienta administrativa permitirá la discusión de la reforma fiscal, elevando las posibilidades de que sea aprobada este mismo año.

La medida fue aprobada con 51 votos a favor y 49 en contra, en el Senado, que ahora espera que ocurra lo mismo en la Casa de Representantes, con muy altas probabilidades de avanzar.

La reforma tributaria presentada el 27 de septiembre por la administración de Donald Trump, propone reducir el código fiscal de 7 a 3 el escalonamiento de los impuestos para personas físicas, con tasas impositivas de 12 por ciento, 25 por ciento y 35 por ciento, duplicar el total de las deducciones individuales, eliminar la mayoría de las deducciones detalladas.

Además, la reforma pretende disminuir las tasas de impuestos aplicables a empresas de 35 por ciento a 20 por ciento; así como reducir las tasas de impuestos sobre repatriación de capitales e inversiones.

“Se espera que el impacto de la reforma fiscal sobre Estados Unidos sería un incremento en la competitividad, en la productividad y en la inversión”, opinó Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

Aunque para México esta reforma podría disminuir de manera relativa la competitividad de las empresas que se encuentran en el país, reduciendo la expectativa de nuevas inversiones provenientes del exterior, agregó.


“Se espera que el impacto de la reforma fiscal sobre Estados Unidos sería un incremento en la competitividad, en la productividad y en la inversión”

Gabriela Siller

Directora de Análisis de Banco Base

Brinca obstáculo

El senador republicano, Rand Paul dio el espaldarazo al plan fiscal de Trump al señalar, el viernes, su compromiso con fuertes recortes de impuestos, pero el partido en el gobierno está lejos de un consenso sobre el principal punto de su agenda.

Pese a que la iniciativa fiscal del gobierno de Trump ya saltó un obstáculo importante, los republicanos que controlan el Senado y la Cámara de Representantes, aún tienen que presentar un proyecto de ley común para poder cambiar el código impositivo antes de fin de año.

Esto incluye resolver diferencias sobre qué gastos recortar y cómo pagar por ellos, señaló la agencia Reuters.

A esos aprietos, se suma la posibilidad de que los demócratas rechacen las medidas de bajar impuestos en seis billones de dólares para empresas y personas físicas, porque elevaría el déficit fiscal en la próxima década, en 1.5 billones de dólares.

El avance de la iniciativa fiscal benefició la expectativa de crecimiento económico para EU y al dólar.

El presupuesto para 2018 aprobado en el Senado tiene ahora que conciliarse con una versión distinta que salió de la Cámara de Representantes, lo cual podría implicar un trabajo de dos semanas.

6

Billones de dólares alcanzaría la reducción de impuestos para empresas y personas físicas en Estados Unidos