La mudanza de la sucursal a las aplicaciones digitales para realizar trámites bancarios que se disparó en la pandemia de COVID-19 ha provocado el apetito de los delincuentes por el robo de identidad de las personas.

El robo de identidad es un fraude que ocurre cuando una persona se apropia de los datos personales de otra para hacer mal uso de ellos, usualmente para efectuar compras, cargos no reconocidos o incluso solicitar un crédito, explica moyoAL.com, empresa enfocada en soluciones digitales para instituciones financieras y digitales.

México es el segundo país de América Latina en donde más ocurren estos delitos y el octavo a nivel mundial, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico).

Entre las principales técnicas que emplean los delincuentes para obtener los datos de sus víctimas son mediante la estafa a través de mensajes de texto, mejor conocido como smishing; la recreación de una voz automatizada semejante a la de las autoridades bancarias, acción a la que se le nombra vishing; el phishing, que consiste en el envío de correos electrónicos con apariencia institucional y la clonación de tarjetas.

Para evitar ser victima de este delito moyoAL.com recomienda alertar a las autoridades en caso de perder identificaciones oficiales y en caso de que ocurra con tarjetas de débito o crédito reportarlo de inmediato a los bancos, solicitar reporte de crédito especial para verificar que no haya anormalidades en las cuentas bancarias y verificar que los proveedores de servicios financieros utilicen herramientas de indentidad modernas.

También puedes leer: Propone senadora Lucía Trasviña tipificar el robo de identidad en servicios financieros en el Código Penal Federal