El Plan Contra la Inflación y la Carestía, que el Gobierno federal puso en marcha hace una semana para tratar de contener el impacto del aumento en los costos de productos y servicios, así como alimentos en las familias más vulnerables del país, empieza a dar sus primeros pasos. 

La mañana del lunes la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) expidió un decreto por el que se modifican aranceles de las tarifas de Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación a 21 productos que forman parte de la canasta básica y seis insumos estratégicos

Entre los productos libres de “cover” en las fronteras mexicanas están el aceite de maíz, arroz, atún, carne de cerdo, carne de pollo, carne de res, cebolla, chile jalapeño y frijol. 

También se excento temporalmente del pago de arancel a la harina de maíz, harina de trigo, huevo, jabón de tocador, jitomate, leche, limón, maíz blanco, manzana, naranja, pan de caja, papa, pasta para sopa sardina sorgo, trigo y zanahoria. 

20
por ciento podrían incrementar los costos de los productos alimenticios en el 2022 de acuerdo con la FAO

Los animales vivos de las especies bovina, porcina, ovina o caprina, gallos y gallinas se encuentran dentro del grupo de los seis insumos estratégicos que forman parte del consumo estratégico de las familias mexicanas, detalla el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF). 

Lo anterior con el fin de regular el comercio exterior, la economía del país, la estabilidad de la producción nacional o de realizar cualquiera otro propósito, en beneficio del país. 

En abril de este año el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en 7.68 por ciento en su variación anual, la mayor registrada en 21 años y los productos que más se han encarecido son los alimentos, de acuerdo con las mediciones elaboradas por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

Más pobres, más afectados por carestía de alimentos

El incremento de los precios de los bienes y servicios está afectando con más fuerza a los hogares más pobres

Por ejemplo, para las familia con menor poder adquisitivo que perciben alrededor de tres mil 313 pesos mensuales el incremento en el precio de la canasta básica es de 8.74 por ciento, de acuerdo con el estudio “La inflación afecta más a las familias que menos tienen”, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). 

Los hogares de menores ingresos destinan una mayor proporción de su gasto a la adquisición de bienes cuyos precios han subido más durante el último año, es decir, los productos de la canasta básica, recuerda el IMCO. 

8.74
por ciento es el incremento en el precio de la canasta básica para las familia con menor poder adquisitivo de acuerdo con el IMCO

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió que se prevé que los costos de estos productos básicos incrementen hasta 22 por ciento para este año, debido a los estragos de la pandemia, las interrupciones en las cadenas de suministro y el conflicto armado entre Rusia y Ucrania

Sin resultados inmediatos

No habrá resultados inmediatos o muy notorios con el Plan  Contra la Inflación y la Carestía establecido por el Gobierno federal, advierten especialistas. 

Gabriela Siller, directora de análisis económico en Grupo Financiero Base, advierte que los productos que se exentan de arancel en este programa representan 11.3 por ciento del INPC por lo que tendrá un bajo impacto sobre la inflación, en tanto que representan uno por ciento de los ingresos presupuestarios por lo que dejar de percibirlo generará presión sobre las finanzas públicas

Además los beneficios serán más visibles a nivel de política social y no tanto en una reducción drástica e inmediata en la evolución de la inflación, en caso de que se ejecute el plan de manera exitosa, advierte Monex a través de su análisis económico diario.

También puedes leer: Producción de alimentos de Jalisco, clave contra inflación