3.2%
bajó el ingreso promedio de los estadounidenses que menos ganan durante el mismo perido

¿Por qué menos desigualdad nos beneficia a todos?, es la pregunta que responde un estudio presentado ayer por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Para decirlo de forma simple: la creciente desigualdad es mala para el crecimiento en el largo plazo”, dijo la organización en el informe. 

El organismo publicó el documento preocupado por la creciente brecha entre ricos y pobres en buena parte del mundo desarrollado, una situación que no plantea únicamente preocupaciones sobre la ruptura del tejido social.

La OCDE precisó que el incremento de la desigualdad de ingresos entre 1985 y 2005 superó en 4.7 puntos porcentuales el crecimiento acumulado entre 1990 y 2010 en los 34 países miembros. 

Estados Unidos, el peor

El problema es particularmente agudo en Estados Unidos: entre 2008 y 2013, el ingreso promedio del 10 por ciento que más gana subió 10.6 por ciento, mientras que los ingresos del 10 por ciento que menos ganan cayó 3.2 por ciento, dijo la OCDE. 

El promedio para los más afortunados en EU fue 19 veces mayor que los más desfavorecidos en 2013, mucho mayor al promedio de la OCDE, de 9.6 veces. 

Austria, Dinamarca y Francia también han tenido incrementos en los niveles más altos y descensos en los más bajos.

Para eliminar esta brecha, las políticas que mejoren el trato de las mujeres en el mercado laboral y medidas que reviertan la creciente baja calidad y los empleos que no permiten crecer son clave para reducir la desigualdad salarial y alentar más el crecimiento económico, agregó el organismo.

El estudio concluye que la desigualdad de ingresos crece tanto en tiempos de bonanza económica como en las rachas negativas. (Fuente: AP)