Entre toda la abundante diversidad de géneros en los videojuegos, algunos destacas más que otros. Los juegos de pelea se mantienen actualmente como uno de los más populares y probablemente hayan sido el primer acercamiento al mundo de los videojuegos para varios gamers. Sin embargo, todo en este mundo tiene un inicio y probablemente los títulos de peleas no serían nada sin una franquicia en particular Street Fighter.

Hoy, la franquicia de Capcom cumple 35 años de puñetazos, combos, Shoryukens y Hadoukens. Como la mayoría de los jugadores veteranos sabe, Street Fighter comenzó en las arcades en 1987. El viaje de dos peleadores, Ryu y Ken, por todo el mundo venciendo a diferentes rivales. El primer título de la saga sentó bases novedosas para su tiempo lo suficientemente complejas pero no demasiado para ofrecer un gameplay atractivo.

El juego que lo cambió todo

Sin embargo, el verdadero boom de la franquicia ocurrió con Street Fighter II. Esta entrega de 1991 llegó para cambiar a los juegos de pelea para siempre. Fue en este juego donde se instauraron las mecánicas de los combos, una secuencia de botones para encadenar devastadores golpes. Además de los dos protagonistas ya conocidos, ahora toda la lista de peleadores estaba disponible para los jugadores y eso se traducía en aún más variantes para jugar. No importa qué saga de juegos de peleas sea la favorita de la gente, al final todas ellas están inspiradas de una u otra forma en Street Fighter II.

Después del fenómeno de la segunda entrega, la franquicia continuó cosechando éxitos con Street Fighter III, IV y V. Con cada título se añadían pequeñas novedades. Irónicamente el juego en sí no ha cambiado mucho desde sus orígenes, solo recibe algunas optimizaciones como juego en línea o más personajes. Ahora, en pleno 2022, se sabe que llegará próximamente Street Fighter VI.  Larga vida al rey de las peleas.