Durante la mayor parte de este año, la situación por la compra de Activision Blizzard pareció estancada. El punto muerto en las negociaciones no es nada bueno para Microsoft pues estas mismas tienen un plazo y si no se llega a un acuerdo, la compra se anulará. No obstante llegó una nueva noticia para la compañía norteamericana porque Serbia aprobó el trato sin objeciones. Como ocurrió con Brasil y Arabia Saudita, el país europeo ya dio el visto bueno a la adquisición.

Aún así Microsoft deberá continuar con sus esfuerzos para obtener la aprobación de otras autoridades en el mundo. Por lo menos todavía están pendientes las decisiones de Estados Unidos, la Unión Europea y por supuesto Reino Unido. En estos casos, Microsoft probablemente si quedará obligada a negociar a renegociar algunos detalles para ganarse su favor. Algunos rumores mencionan una garantía para mantener a Call of Duty en PlayStation por al menos 10 años.

Por ahora, todavía no parece haber una resolución pronta a la compra de los estudios. Microsoft confía en cerrar el trato máximo para junio de 2023. Así como Reino Unido, las autoridades de la Unión Europea también se muestran escépticas respecto al trato. Los órganos reguladores correspondientes comenzaron investigaciones más profundas igualmente por el tema de Call of Duty. La Unión Europea también considera que la saga de disparos tiene demasiada relevancia en el mercado como para que Microsoft decidiera restringirla.