Adentrarse en la serie de Fatal Frame nos presenta con una propuesta un tanto única dentro del género de los videojuegos de terror. Partiendo del mito que tenían algunas comunidades de que las cámaras roban el alma de quienes fotografían, esta serie te pone una de estas máquinas en tu manos. En esta aventura la cámara te ayudará a descubrir secretos, exorcizar fantasmas y encontrar el camino en una historia de terror, a momentos triste, pero siempre oscura y perturbadora.

ALMAS PERDIDAS

Publicado originalmente como una exclusiva del Nintendo Wii U, Fatal Frame: Maiden of Black Water se presentó como uno de los contados juegos que hacían uso innovador del control / pantalla de esta consola, emulando la cámara oscura que caracteriza los títulos de la serie. Ahora, la experiencia llega a todas las consolas vigentes en una versión que intenta mejorar la experiencia y de paso, celebra los primeros 20 años de la franquicia.

En esta ocasión, la historia es protagonizada por tres jóvenes que encuentran su destino en la montaña Hikami, que hace muchos años fue un paraíso para turistas, pero que ahora se considera un lugar maldito donde sus contados visitantes llegan a quitarse la vida. Desde la búsqueda de una persona que ha desaparecido hasta revelar aquello que relaciona antiguas fotografías con los recuerdos bloqueados de un escritor, la trama va revelando sus secretos muy lentamente, envolviendo al jugador en el proceso.

PURIFICANDO ESPÍRITUS

El juego llama mucho a la paulatina exploración de los escenarios, donde tu protagonista podrá encontrar fantasmas atrapados entre este mundo y el más allá, espectros que atacarán en cuanto entren en contacto contigo, objetos escondidos del mundo mortal y lugares encantados. Para descubrir todo ésto y también, para vencer a los espíritus que encuentres en tu camino tienes la cámara oscura, cuya combinación de encuadres, ángulo, lentes y rollos fotográficos te ayudarán a avanzar en la historia.

Fuera de lo momentos donde enfrentas fantasmas, la acción del título es algo lenta, haciéndote caminar por lugares abandonados, bosques oscuros y santuarios olvidados en los que encontrarás pistas, objetos especiales e ítems para protegerte. En este juego el agua toma un lugar importante, ya que esta infecta tu espíritu, lo cual te deja cada vez más a merced de las doncellas que espantan la montaña.

DETALLES TÉCNICOS

Esta nueva versión de Fatal Frame: Maiden of Black Water cuenta con sutiles mejoras gráficas y un nuevo modo para acomodar la cámara, los personajes y elementos del escenarios para tomar fotografías, así como una extensa selección de trajes para los protagonistas. Dentro de sus más grandes logros tenemos una increíble ambientación y un excelente trabajo en cuanto al diseño de audio (aunque el doblaje al inglés deja algo que desear).

La animación de los personajes es algo acartonada y el control de éstos también es algo tosco, pero a momentos esto se siente un tanto intencional. El juego no es un título de acción frenética, sino más bien al estilo de los cuentos de fantasmas japoneses donde resulta más interesante lo perturbador de la historia y sus personajes, que la fuerza con la que luchas contra ellos.

Gráficamente el juego se defiende, y a pesar de que luego hay algunos casos de clipping (choque de texturas) y unos cuantos bugs, la experiencia de Fatal Frame: Maiden of Black Water es verdaderamente única. Quienes gusten de este tipo de historias disfrutarán ampliamente el juego.

Calificación 8.5

Aun con sus problemas de rendimiento, Fatal Frame: Maiden of Black Water es un título cuya historia y locación envuelven al jugador en un interesante cuento de terror japonés. El título es perfecto para los fanáticos del género que busquen suspenso y una ambientación perturbadora por encima de la acción. 

Fatal Frame: Maiden of Black Water es un juego desarrollado y distribuido por Koei Tecmo para PlayStation 4, PlayStation 5, XBox ONE, Xbox Series X/S, Nintendo Switch y PC. Para esta reseña se jugó la versión de Nintendo Switch, la cual fue proporcionada por la distribuidora.