Los cambios siempre son buenos y ese es un gran acierto, creo yo, para Dragon Ball: The Breakers. Este título desarrollado por Dimps y distribuido por Bandai Namco, rompe con la clásica fórmula de juego de peleas que ya conocíamos y que a algunos de nosotros ya nos tenía francamente cansados. Este título apuesta por una jugabilidad 100% online de multijugador asimétrico. Tomando prestado de la propiedad intelectual de Dragon Ball únicamente el nombre, personajes y estética. Al final de cuentas, estos elementos se terminan acomodando en un mapa amplio en dónde un equipo de siete jugadores intentará escapar del icónico villano Cell.

 

ESCONDIDILLAS EN EL UNIVERSO DB

Un punto muy singular de este juego es que los jugadores no encarnan a un conocido y super poderoso Guerrero Z, sino que serán siete humanos comunes y corrientes contra un ser malvado, poderoso y en constante evolución. La dinámica del juego es muy sencilla. El equipo de los humanos debe encontrar las piezas de la máquina del tiempo que se encuentran regadas por todo el mapa, antes de que Cell los alcance o destruya el escenario.

Para no hacer las cosas tan injustas, el jugador que de vida a Cell se encontrará en una posición vulnerable al inicio de la partida, debido a que el personaje se encontrará en su forma de “Larva” y debe buscar víctimas a lo largo del mapa para absorberlas e ir ganando fuerza y vitalidad que lo harán evolucionar hasta su forma “Perfecta”. Por su parte, los jugadores humanos tienen un set de movimientos y armas más o menos variado, enfocado principalmente a la movilidad. bombas de humo, una cápsula de escape, un gancho para alcanzar una plataforma lejos y la posibilidad de convertirse en un objeto para camuflarse con el ambiente. Son las opciones que tendrán los humanos para intentar ganar esta carrera contra el popular villano.

Un humano frente Cell tiene cero posibilidades de sobrevivir, si los métodos de escape no fueron efectivos y tenemos al villano de frente es prácticamente una muerte segura. A menos, que el jugador humano haya juntado cápsulas de energía suficiente para convertirse en un guerrero Z. Estas cápsulas de energía se encuentran distribuidas en el mapa y ayudarán a que el jugador tenga un escape de emergencia y pueda hacerle frente a Cell por unos segundos. Es en esta parte donde el juego flaquea un poco, ya que el sistema de peleas se siente torpe, y espero sea mejorado para su versión final. El set de movimientos de peleas es muy limitado y poco preciso, algo que hace que estos enfrentamientos se sientan en ocasiones injustos y poco divertidos.

PENSANDO EN EL FUTURO

Se nota que Bandai Namco tiene intenciones de hacer de este juego una plataforma a largo plazo. Los personajes tienen una amplia posibilidad de personalización con objetos estéticos que pueden ser comprados con dinero del juego, además de los ya conocidos “Pases de batalla”. El título llegará a las tiendas con un precio reducido, un buen acierto por parte de Bandai y algo que considero justo por el contenido que ofrece. A lo único que el desarrollador debe poner atención es al sistema de micro transacciones, para balancear bien y no hacerlo tan voraz, una práctica ya conocida en este tipo de juegos.

 Este primer acercamiento a Dragon Ball: The Breakers me hace darle su voto de confianza. El gameplay es entretenido, las partidas son rápidas y en lo personal me da gusto que se alejen del género de peleas para intentar cosas nuevas. Solo espero que el contenido inicial del juego sea más amplio y logren corregir sus problemas con el sistema de peleas. 

Ya veremos si este lanzamiento logra colocar al nombre de Dragon Ball de nuevo en las bocas de todo mundo.