El día de hoy, la industria de los videojuegos se sacudió con la noticia de parte de Square Enix. La compañía japonesa ha vendido tres de sus estudios occidentales. Concretamente, Crystal Dynamics, Eidos Montreal y Square Enix Montreal se vendieron por 300 millones de dólares a Embracer Group. Esta transacción podría quizá no hacer más ruido de lo normal como cualquier otra. Sin embargo, vista de cerca, esta compra podría ser un reflejo del estado actual de la industria y para dónde va.

En primer lugar, Square Enix vendió sus tres estudios (occidentales) por 300 millones de dólares. En comparación, la cifra es una ganga especialmente porque entre los estudios vendidos se encuentran franquicias como Tomb Rider, Hitman y Deus Ex. Qué son 300 millones de dólares a lado de los 70 mil millones desembolsados por Microsoft para adquirir Activision/Blizzard.

Sin embargo, en los últimos años la productividad de estos estudios ha dejado mucho qué desear. La prueba más contundente de ello es, como lo menciona el analista Daniel Ahmad, el beneficio anual de ambos estudios. El año pasado Crystal Dynamics tuvo un 3.6% mientras que Eidos apenas un 0.65% y Square Enix en su totalidad registró un 14.2%. Básicamente, la desarrolladora japonesa buscaba no vender, sino deshacerse de sus estudios occidentales porque representaban un lastre.

Un lado desconocido de la industria

A todo esto, la identidad de la compañía compradora resulta interesante. Embracer Group es un una sociedad gestora oriunda de Suecia. A grandes rasgos, una sociedad gestora se encarga de reestructurar otras compañías en función de generar rentabilidad. Embracer Group además está especializado en los videojuegos porque en su lista de propiedades están otros estudios como THQ y Gearbox. En total, esta compañía sueca es propietaria de 124 estudios, tiene a más de 14 mil empleados repartidos en por lo menos ocho países y tiene en desarrollo 230 juegos de los cuales 30 son AAA.

Como lo menciona Phil Rogers, CEO de Square Enix América y Square Enix Europa, ”Embracer es el secreto mejor guardado de los juegos: Es una colección masiva y descentralizada de emprendedores con la que estamos encantados ahora de formar parte.” Mucho se ha hablado de las ‘guerras entre gigantes de la industria” como Nintendo, Sega en su momento y más recientemente Xbox. No obstante también comienza a existir este otro lado más sobrio y corporativista de los videojuegos.

Existen los desarrolladores indie quienes quizá aprendieron programación de manera autodidacta o crearon su primer videojuego como pasatiempo. Ahora también existen sociedades gestoras conformadas por cientos de estudios que, si bien pueden entregar juegos de calidad, la única finalidad es la rentabilidad. Al final de cuentas en el nombre lleva la penitencia; la industria de los videojuegos.

Si el río suena, tokens lleva

Square Enix tenía muy claro qué hacer con sus estudios y al parecer vislumbra el futuro con la misma claridad. La compañía japonesa piensa invertir el monto de la transacción en tecnología. Muy a pesar de la opinión popular, Square Enix se une a la lista de grandes compañías que apuestan por el metaverso, la realidad aumentada y los NFTs. No obstante, para tranquilidad de los jugadores, ya se había anunciado previamente que la compañía no tiene intenciones de incluir NFTs en juegos existentes.

La estrategia de Square Enix, como la de otras grandes desarrolladores, es ver estas nuevas tecnologías para un mediano o largo plazo. Puede que aún no existan ejemplos activos y masivos, pero una nueva ola se acerca a la industria de los videojuegos. El estado actual de los NFTs es prematuro y muy volátil, por algo innumerables fracasos. Sin embargo, con inversiones como la de Square Enix, los desarrolladores apuntan a mejorar estas tecnologías. ¿Llegará el momento en donde exista un ambiente ‘controlado’ en donde exista un mercado no tan hostil para jugadores, NFTs y un metaverso?