Latinoamérica es una región que generalmente no está en la mira de la mayoría de las empresas de videojuegos, pese a ser un mercado creciente. Esto se cree que se debe a factores como piratería y ventas menores entre otras cosas. Lamentablemente para los fans de Pokémon, The Pokémon Company no es una excepción a esto.

Caso 1: Distribuciones Especiales

Si bien hemos visto que la prioridad de TPC es el mercado nipón, existen países como EUA, Corea y algunos de Europa que también reciben cosas. Para el triste caso de nuestra región, llegamos a ver un guiño o una distribución especial muy rara vez. Tal es el caso de las distribuciones especiales locales. En este momento tenemos la distribución de tres pokémon singulares bastante difíciles de conseguir en Europa, mientras existe el chisme de que llegará una distribución especial de un Eternatus variocolor en las tiendas americanas. ¿Que habrá para Latinoamérica entonces? La respuesta es nada.

El tema de exclusividad puede frustrar bastante. Esto afecta a tal grado que varios jugadores con esto obtienen una justificación para generar los pokémon por una vía no legal de acuerdo a The Pokémon Company. Si bien en los últimos años han tratado de reducir esto con diferentes métodos como mejorando su modo de detección de pokémon clonados/generados , la verdadera solución sería dar estos eventos a todo el mundo. Si bien puede ser costoso imprimir y enviar los cartones con los códigos, hay otras maneras de solucionarlo. Por otra parte, cuando las distribuciones son por correo, muchos jugadores de otras partes del mundo aprovechan registrando los suyos, quitándole la posibilidad a las personas que viven en el país donde la distribución se lleva a cabo.

Estas son mis soluciones para el problema

  1. Enviarlos por correo a los jugadores latinos. Hay veces en las que pokémon envía los códigos a tus correos. Si no quieren hacer las distribuciones en nuestra región, envíaselas a los jugadores registrados al newsletter de Pokémon. Ya lo han hecho antes, no es nada nuevo.
  2. Terminar con la exclusividad regional y programar un código universal.
  3. Mantener las exclusivas, pero no dar cosas raras o únicas como singulares y/o legendarios variacolor.
  4. Que las tiendas latinoamericanas se pongan las pilas y no nos dejen con las manos vacías, aunque sabemos que en la región seguro habría mucho aprovechado buscando revenderlos (aunque sean gratis).

Si hicieran cualquiera de estas cuatro cosas, el cambio sería notable y muy apreciado por la mayoría de los fanáticos que no son de Japón, Corea, Europa y Estados Unidos. Por otra parte, seguramente sería apreciado por aquellos que no viven cerca de una de las tiendas (cosa que también sucede).

Caso 2: Torneos Regionales

Si bien los torneos regionales fueron afectados por la pandemia, eso no niega la triste realidad. Muy rara vez hay torneos de este tipo en nuestra región. Estos son importantes para poder sumar puntos y así lograr clasificar al campeonato mundial de Pokémon. El problema es que para los jugadores latinos, competir es un lujo. Esto se debe a que si bien en la región hay a lo mucho tres torneos regionales (Brasil, Chile y México si tienes suerte), las distancias entre ellos son masivas. Veamos el caso de Estados Unidos y Europa. En ambos hay diversos torneos que te dan un mayor margen de error y puedes ir a ellos en coche o incluso en tren.

En el caso de Latinoamérica todo sería por avión, y eso eleva drásticamente lo que vas a gastar para poder asistir a los eventos. La cruda realidad es que debes ahorrar durante mucho tiempo o de plano tener bastante dinero para competir en diversos torneos y así maximizar tus chances en el ámbito competitivo. Y sí de plano clasificas al mundial pero no garantizas un puesto alto para irte todo pagado, prepárate para desembolsar más dinero. La solución a esto es clara, y es aumentar el número de torneos en la región ya que las distancias son masivas. Aumentando el número de torneos haces que por lo menos varios sean alcanzables para las personas.

Caso 3: Reduciendo las posibilidades de jugar Pokémon Go con más distancia

Cuando Niantic anunció que regresaría a “empujar” a que la gente saliera a caminar, los primeros en quejarse fueron los influencers americanos de Pokémon Go. Si bien su queja es válida, no se compara a la apuñalada en la espalda a los jugadores latinoamericanos. Para empezar, no es lo mismo jugar Pokémon Go en Paris, Nueva York, Tokyo o Singapur que en ciudades latinoamericanas.

La inseguridad es un problema bastante real e incluso ya hemos visto víctimas de violencia como fue la tragedia de Edgar Paredes Tello en la ciudad de Puebla, México. Niantic ha aumentado sus esfuerzos para terminar con los jugadores “fly” es decir que manipulan su geolocalización para poder ir a otras ciudades y asistir a eventos presenciales aunque no estén ahí físicamente. Todo esto es muy criticado ya que se considera trampa, pero la situación en Latinoamérica en algunos casos puede ser que estes jugando con tu vida por lo que mencioné, o de plano perdiéndote la mayoría de eventos presenciales. Hasta ahora solo hemos tenido 3 eventos en toda Latinoamérica.

Caso 4: Mercancía limitada

Por último tenemos la queridísima mercancía oficial de Pokémon. Si bien existen terceros en los países latinos que los venden, la realidad es que se les sube el precio de manera considerable y pese a ser entendible, ¿cuantos de nosotros no desearíamos que pudiéramos entrar a la página de Pokémon Center y comprarnos algo? Si eres americano, lo puedes hacer sin problemas. Si eres Japonés, te puedes dar el lujo de ir a las tiendas (donde generalmente también hay distribuciones especiales). Si eres latinoamericano, buena suerte.

Y todo esto es lo que un jugador latinoamericano de Pokeémon sufre por el simple hecho de vivir en Latinoamérica. ¿Cuál es el que más te frustra? ¿Haz sufrido alguno de los mencionados? ¿Que compañía desarrolladora te gustaría ver que miraran más hacia su público Latino?