En 2020, una de las polémicas más sonadas en el mundo de DC se dio en relación con Joss Whedon y su estadía en el rodaje y postproducción del filme Justice League.

Todo comenzó gracias a las acusaciones del actor Ray Fisher, quien dio vida a Cyborg, pues acusó a Whedon de blanquear a los actores de color durante la postproducción, además de tener un comportamiento poco profesional y abusivo, cosas que más tarde Gal Gadot afirmaría. Desde aquel año, Whedon no había dicho palabra alguna en su defensa hasta hace poco.

En una entrevista con NY Magazine, Whedon habló sobre las acusaciones en su contra, empezando por la del “supuesto” blanqueamiento, en donde aclaró que este sí era real pero no como lo planteaba Fisher, sino que toda la película fue blanqueada, desde escenarios hasta los rostros, no era una cuestión solo con los actores de color.

“Ninguna de las acusaciones es cierta, ni siquiera merece la pena discutirla. Estamos hablando de una fuerza maligna. Estamos hablando de un mal actor, en ambos sentidos”, fue lo que dijo Joss Whedon respecto a Ray Fisher.

Además, también negó las acusaciones hechas por la Mujer Maravilla y alegó que nunca había trabajado con un “grupo de personas más grosero” dejando ver que, según él, los actores fueron realmente quienes tenían las actitudes de las que lo acusaban.