El día de ayer se llevaron a cabo los Game Award, una de las premiaciones más importantes y más vistas de toda la industria. La ceremonia prosiguió sin ningún tipo de anomalías, varios anuncios, los ganadores e invitados especiales. Sin embargo para el final del evento, en la premiación al Juego del Año, algo se salió del protocolo. El juego ganador fue Elden Ring, Hidetaka Miyazaki subió al escenario para dar su discurso de agradecimiento pero detrás de él estaba una figura desconocida.

Cuando el presidente de From Software terminó de hablar y todos ya daban por sentado el final del evento, un niño tomó de repente el micrófono. El joven entonces pronunció su propio discurso bastante incoherente y con un extraño acento. ”Creo que quiero agradecer a todos y decir que… Creo que quiero nominar este premio a mi reformado rabino ortodoxo Bill Clinton, gracias a todos,” dijo el chico.

Cuando la necesidad de atención es desesperada

La seguridad se tomó su tiempo para actuar, bajaron al niño del escenario y el anfitrión del evento Geoff Keighley nerviosamente despidió la premiación. Al poco tiempo el propio Keighley tweeteó que la persona sin identificar fue aprehendida por la policía y arrestado. Todavía hay mucho misterio alrededor de esta persona y honestamente, no vale la pena darle sus cinco minutos de fama. Aún así, varios periodistas lo han contactado para, al menos, identificarlo.

Jason Schreier tuvo una videollamada con el individuo. Como era de esperarse, las respuestas del infractor son vagas y hasta contradictorias. Al parecer, su nombre es Matan y tiene 15 años de edad (algunos medios previamente mencionaban su edad en 17 años). Algunos vieron en su discurso de los Game Awards un intrincado chiste antisemita y conspiracionista. Schreier está casi seguro de que ‘Matan’ es de hecho judío y solo un bromista porque le hizo una pregunta en hebreo que él entendió pero luego fingió no hacerlo.

Por otro lado la revista Forbes también tuvo oportunidad de hablar con el individuo e investigar a fondo sobre él. Al parecer, esta persona tiene experiencia con este tipo de intromisiones en grandes eventos. En 2019 interrumpió un panel de World of Warcraft durante la BlizzCon  para gritar, ‘liberen Hong Kong’. Ese mismo año, durante la emisión de un partido de la NBA, aprovechó el momento cuando una cámara lo enfocó entre el público para mostrar una playera igualmente en pro de Hong Kong.

Más extraño aún, ‘Matan’ apareció en el sitio de noticias falsas y extrema derecha InfoWars y fue nombrado ‘una de las jóvenes estrellas del movimiento conservador’. InfoWars se dedica a divulgar teorías de la conspiración terrorista, discursos antisemitas y fake news.

Lo verdaderamente importante

La facilidad con la que ‘Matan’ pudo hacer su acto en los Game Awards es realmente alarmante. La ceremonia de los Game Awards es una de las más vistas en todo el mundo. La edición de 2021 de los premio alcanzó más de 85 millones de espectadores. Aparentemente este año se rompió esa marca. Por otro lado las medidas de seguridad del evento probaron ser ineficientes. Cómo una persona pudo subir tranquilamente junto a los ganadores del premio (personas muy importantes), hacerse con el micrófono y hasta pronunciar su propio discurso sin que pudieran al menos silenciarlo.

Esta vez se trató de un bromista de mal gusto quien solo pronunció unas palabras. Pero pudo haber sido mucho peor. Alguien con muy malas intenciones, con un peor discurso o incluso que pudo haber hecho daño a otras personas.

Los organizadores de la premiación definitivamente necesitar elevar bastante sus estándares de seguridad para las siguientes ediciones. Quizá delimitar al público en general de los invitados y nominados. Llevar un mejor control de todos los asistentes y cómo obtuvieron al acceso al evento. Asegurarse de quienes exactamente suben al podio y reaccionar más eficazmente antes cualquier anomalía.

Totalmente lamentable cómo el gran momento para, ahora, el mejor juego de laño y sus desarrolladores se opacó por semejante falta.