La situación alrededor de Twitter se vuelve cada vez más extraña. La última gran noticia fue el despido masivo de empleados por parte de su nuevo propietario Elon Musk. Ahora el empresario volteó la mirada hacia un famoso hacker para que él le ayude con la infraestructura de Twitter. Mientras tanto la comunidad no respondió nada bien a este movimiento por parte del director de la red social.

El hacker en cuestión es George Hotz. En el pasado, Hotz ganó popularidad por haber logrado burlar los sistemas de iPhone y de la mismísima PlayStation 3. De hecho este prodigioso hacker ya había tenido sus acercamientos con Elon Musk en el pasado. En 2015 Musk quiso emplear a Hotz en Tesla pero éste rechazó la oferta. En su lugar, abrió su propia pequeña compañía centrada en tecnología para pilotos automáticos de coches. Evidentemente este movimiento no le pareció al empresario e incluso criticó fuertemente a su competencia.

Ahora la cosas cambiaron e incluso Hotz fue quien se acercó a Musk aunque esta vez relacionado con Twitter. En pocas palabras, el ex hacker trabajará por cuatro meses en Twitter aunque no exactamente a cambio de una paga convencional. Hotz solo recibirá lo equivalente a gastos de vida en San Francisco (solo un trato relacionado con Elon Musk puede ser como este). De aquí el origen del disgusto de la comunidad. Luego de haber hecho despidos masivos, Elon Musk ahora contrató a un solo experto en informática por solo gastos de vida.