A veces resulta difícil de creer cómo grandes personalidades de la comunidad de los videojuegos, después de llegar tan alto, cometan errores tan grandes. Le ocurrió al jefe de The Callisto Protocol hablando como si nada del crunch y ahora le pasó al CEO de G2. El pasado fin de semana Carlos Rodríguez, director de G2, terminó en medio de la polémica luego de subir un video junto a Andrew Tate.

Además del video Rodríguez dijo, ”nadie podrá decidir mis amistades” y ”yo voy de fiesta con quien me dé la gana”. Ante tales declaraciones la comunidad de videojuegos estalló en desacuerdo pues Andrew Tate es una persona muy mal vista. Tate, antiguo luchador profesional y ahora personalidad de internet, es conocido por sus conductas e incluso declaraciones machistas y misóginas. Peor aún, el influencer ha sido acusado de tráfico de personas y explotación sexual.

Como cereza del pastel, el video de Rodríguez apareció apenas una semana después de la nueva escuadra totalmente femenina de G2 en League of Legends. En menos de 24 horas la junta directiva de G2 suspendió a Carlos Rodríguez. El directivo se alejará del equipo por ocho semanas sin goce de sueldo. Además, Rodríguez publicó un mensaje en redes sociales disculpándose de todo.