Monster Hunter es una exitosa franquicia de videojuegos japonesa, desarrollada por Capcom a partir del 2004, la cual no sólo ha generado decenas de títulos, sino que también ha dado lugar a una película hollywoodense y ahora, una producción animada que planea convertirse en una serie de televisión. Desafortunadamente, la calidad de Monster Hunter: Leyendas del Gremio dista mucho de ser una película aceptable, no se diga para los parámetros actuales, sino que incluso en comparación de cintas que se hacían de la misma forma hace más de una década.

Historia Conocida

Siguiendo la fórmula básica que ha manejado esta serie, la película nos presenta a Aiden, un jóven huérfano que vive en una pequeña villa y sueña con convertirse en un reconocido cazador de monstruos. Durante una aventura él conoce a Julios, un reconocido cazador del gremio quien le avisa que un legendario dragón va en camino a su pueblo y que eso garantiza su destrucción. Ahora, ante la negativa de los pobladores de abandonar sus tierras, Aiden, Julios y otras dos cazadoras se unen para encontrar al dragón antes de que sea demasiado tarde.

Esta historia se nos cuenta en una aventura extremadamente apresurada, donde la trama es lo de menos. Todo parece una serie de sketches o secuencias hilados bajo el esbozo de una idea donde los “personajes” con problemas y tienen un desarrollo, la dirección no da oportunidad de que nos relacionemos con ellos o realmente sintamos el dilema en el que estos se encuentran, haciendo que hasta la muerte más trágica pase de largo. No voy a negar que la referencias a las criaturas que aparecen en los juegos son buenas, pero de ahí a que la cinta en general sea trascendente el tema es completamente otro.

Con una terrible animación, una pésima historia y un doblaje (en inglés) que se escucha forzado, Monster Hunter: Leyendas del Gremio es una animación que deja demasiado que desear, quedándose en el último lugar de las adaptaciones animadas que se han hecho de un videojuego en los últimos diez años. Si no son fanáticos del juego, no se molesten.