Con más de ochenta años de historia entre tiras cómicas, series de televisión, caricaturas, películas y un musical, Los Locos Addams ya se han vuelto una referencia obligada dentro de la cultura popular. Su legado se ha negado a morir y al parecer cada década tiene su intento por revivir esta licencia y el gran éxito que de pronto tuvo el programa de televisión de los sesenta muchos años después de su cancelación. El mayor logro que tuvo la creación de Charles Addams llegó en 1991 con la cinta de Barry Sonnenfeld, pero por alguna razón, Universal Pictures cree que puede repetir el fenómeno con una película animada.

UNA FAMILIA MUY NORMAL

Una gran familia de personajes tétricos y excéntricos ha sido siempre el atractivo de los Addams, los cuales son liderados por el Matrimonio de Gómez (Homero) y Morticia, sus hijos Pugsley (Pericles) y Wednesday (Merlina), el Tío Fester (Lucas), la Abuela, el Tío Cosa (Cousin It) y claro, Lurch (el Mayordomo) y Thing (Dedos). Sus historias siempre han tratado de cómo lo que hace únicos  a los Addams rompe con el status quo del resto de la sociedad conservadora y bueno, pues esta segunda película no es la excepción.

Wednesday Addams se siente aún más fuera de lugar en el mundo, lo que ocasionado que se aleje de los demás miembros de su familia, por lo que su padre tiene la brillante idea de salir con todos en un viaje a través de los Estados Unidos para que la convivencia los reúna de nuevo. Este viaje también oculta el temor que tienen los padres de que un abogado se ponga a indagar en el verdadero pasado de la niña y como un experimento científico está afectando severamente al Tío Fester.

¡QUÉ LOCURA!

Al igual que casi todas las demás producciones hechas sobre estos personajes, la dirección de arte trata de emular el diseño que presentaron los Addmas desde su primera aparición en 1938, sólo que tanto en esta cinta como en la anterior, el resultado se siente un tanto grotesco y anacrónico. Esta situación se profundiza aún más cuando la banda sonora mete temas de reggaeton casi por moda y no porque vengan mucho al caso en la trama.

Obviamente ser un fuerte crítico de la historia y el desarrollo de personajes no viene mucho al caso si consideramos que esta película infantil está dirigida al público más pequeño, pero si es de llamar la atención que hay un par de momentos particularmente oscuros que uno no habría esperado para este tipo de filme.

Los Locos Addams 2 cambió casi todo su equipo de producción dándole un inicio fresco que si logro superar muchos de los problemas que tuvo la primera cinta en cuanto a su narrativa, ritmo y humor (o falta del mismo). Esta secuela se puede ver, sin duda, pero no esperen nada nuevo o impresionante. Como una cinta para poner de fondo resulta buena y quizá, con un poco de esfuerzo, logre levantar un poco, pero dada la fortísima competencia que hay actualmente, lo dudo y mucho.