Cuando el destino del planeta Krypton estaba decidido, el reconocido científico Jor-El alcanzó a crear una nave espacial con la cual envió a su hijo infante a la tierra. Justo antes de que esta nave despegara, el cachorro de la familia logró colarse y asi, acompañar al pequeño Kal-El a este nuevo mundo. Así comienza la historia de Krypto, el súper perro, y con ella, el origen de la Liga de Súper Mascotas.

HÉROES CONOCIDOS

Durante la última década, Warner Bros. y DC Comics han estado una propuesta que haga explotar a sus personajes en la cultura popular, y los últimos años dejaron atrás los proyectos de prueba y error para lanzar, prácticamente, lo que sea a la pantalla grande chica. Esta situación ha tenido sus muchos, muchos fracasos, pero también ha gozado de buenos logros y la Liga de Super Mascotas podría considerarse entre ellos.

Esta producción, dirigida por Jared Stern y Sam Levine, tiene detrás a los equipos que dieron vida a películas como The Lego Batman Movie, Wreck it Ralph y Cigüeñas, así como al luchador Dwayne “The Rock” Johnson en la producción. ¿El resultado? Un filme sencillo, sin ambiciones, que se centra en contarnos la aventura que vive el perro de Superman cuando descubre que él no es todo en la vida del hombre de acero, al tiempo en que una nueva amenaza azota a la ciudad de Metrópolis.

NUEVO TIPO DE HÉROE

Dentro de su historia sencilla y personajes aún más simples, la película se desvive en hacer referencia y burla de todo lo que es DC Comics, desde la mercancía que se ha hecho de sus héroes, hasta de ellos mismos. En algunos momentos los chistes funcionan, en otros no, pero sirven para mantener el interés del público en un filme que de otro modo sería bastante olvidable. Aquí no puedo negar que las intervenciones de Batman son demasiado graciosas, que el nombre en español del padre de Krypto es de las mejores ideas que he visto en una animación de Warner y que un gag relacionado con Cyborg bien puede ser la tontería más grande y graciosa que se ha visto en una película de DC Cómics.

Sobre el doblaje, es evidente que la producción explotó al máximo a las celebridades que le dieron voz a sus personajes, y que en la versión original incluyen a Dwayne “The Rock Johnson, Kevin Heart, Kate McKinnon, John Krasinski, Diego Luna, Keany Reeves, Olivia Wilde y Alfred Molina. Para la versión en español latino, el reparto de voces es liderado por Alfonso Herrera, Alex Montiel, Michelle Rodríguez y Verónica Toussaint, además de unos cuantos influencers para atraer a todo tipo de público. Desafortunadamente, aunque el trabajo de doblaje es bastante bueno, en la adaptación al español se pierden demasiadas bromas y chistes que resultan bastante graciosos en su versión en inglés.

Un último punto a resaltar es la banda sonora de la cinta, compuesta por Steve Jabonsky, quien ha compuesto música para cintas como Red Notice y juegos como Gears of War 2 y 3. Las composiciones originales hechas para este filme resultan un poco más épicas de lo que uno esperaría, pero además las complementa perfectamente con piezas tomadas de los soundtracks compuestos para las película de Superman (de John Williams), Batman ( de Danny Elfman) y la Mujer Maravilla (de Hans Zimmer).

La Liga de Supermascotas es justamente lo que ofrece, una película familiar, sencilla y divertida. Los fanáticos de DC Cómics encontrarán muy graciosas las parodias y referencias, y el público en general la disfrutará sin problemas… aunque la versión en inglés es superior en más de un aspecto.