Ha llegado la época favorita del año para los amantes del cine de terror, y cómo evento principal llega Halloween Kills, secuela del softreboot que vimos en 2018 y que solo tomaba en cuenta los eventos de la película de 1978. Este nuevo aire para Michael Myers sentó bases muy sólidas y prometedoras para uno de los slashers más icónicos de la historia, gustando a los fans de antaño y a las nuevas generaciones.

 Esta producción comienza justo dónde su antecesora nos dejó. Una Laurie apuñalada y a punto de morir, una Lindsey cansada y un Michael a punto de arder en las llamas. Es aquí donde David Gordon Green nos relata la historia de un Haddonfield enojado y dispuesto a perseguir y matar a Michael Myers. Los seguidores de la saga encontrarán cierto parecido a Halloween 4: El regreso de Michael Myers… pero mejor realizado, más no perfecto.

SANGRE, BRUTALIDAD Y POCA CENSURA

Sin duda, uno de los elementos más fuertes de la cinta son las escenas de asesinato, que por cierto son bastantes. Al ser una película clasificación C, no duda en mostrarnos a detalle cómo es que Michael toma a sus víctimas y les arranca la vida de maneras muy creativas, cruentas y que sin duda harán que el espectador suelte una que otra mueca de desagrado y dolor.

El asesino de la gran pantalla que más víctimas tiene es, oficialmente, Jason Voorhees (de la saga Viernes 13), pero tras la salida de Halloween Kills, Michael se le acerca peligrosamente ya que este filme es todo un festival de gore, así que para las personas que tenían duda de si esta película nos seguiría entregando escenas igual de despiadadas que su antecesora, no se preocupen, el filme sigue siendo un slasher en toda la extensión de la palabra. Sin embargo, considero que algunos asesinatos estuvieron “mal acomodados”, ya que parece quelos personajes solo estuvieron ahí para morir, mientras que los importantes para la trama tienen desenlaces que seguramente olvidaremos.

 EL MAL MUERE ESTA NOCHE

La historia no se complica y va directo al grano desde que la película comienza. La población de la ciudad aterrorizada por la presencia del psicópata Myers se une para buscarlo y acabar con el terror de una vez por todas.

A pesar de ser una trama sencilla, me puso a reflexionar lo fácil que es dejarse llevar por el miedo colectivo. Un acierto, fueron las escenas muy a la Frankenstein de turbas enardecidas y armadas, buscando hasta el cansancio al monstruo. Jamie Lee Curtis sigue impresionando y la mancuerna que hace con Judy Greer es fantástica. En realidad, el trío de mujeres protagonistas cargan con todo el filme siendo estandartes de la razón, rudeza y astucia. El único personaje que a mi parecer llega a ser molesto es Tommy Doyle, quien no hubiera estado mal que guardara silencio en ocasiones.

Todas las actuaciones y muertes son sazonadas con el clásico e inconfundible soundtrack que muchas veces nos puso al borde del asiento. En este apartado realmente no se innova, pero por qué arreglar algo que claramente no está roto.

 TODO BIEN… HASTA QUE EMPIEZA A IR MAL

Hallloween Kills logra crear un ambiente de tensión y horror desde la primera matanza… Y luego llega el final de la película. Este desenlace fue un trago difícil de pasar, ya que después de experimentar un emocionante y tenso desarrollo chocamos de golpe con una conclusión que sale de la nada y da esa sensación de cuando uno está realizando un trabajo con muchísimo empeño hasta que ve que ya es hora de entregarlo.

Este “detalle” no es nada minúsculo y es francamente decepcionante, en especial porque durante 1 hora y 40 minutos pasamos por escenas memorables que son tiradas a la basura por culpa de esos últimos minutos de la película.

 Halloween Kills empieza con todo y termina como puede. Aún así, es una película que recomiendo si eres fan de los slashers. Solo toma en cuenta que su final te hará salir de la sala del cine con sentimientos mezclados.