Los thrillers a bordo de algún transporte es un subgénero de películas que no ha muerto, y la mayoría de entregas de este tipo son por lo menos entretenidas. Afortunadamente, de vez en cuando llegan producciones un poco más propositivas y es ahí dónde entra Emergencia en el Aire, la más reciente película de Han Jae-Rim, que a poco más de un año de su estreno a nivel internacional y su retraso por la pandemia de Covid-19, por fin llega a México.

MISMA HISTORIA, DISTINTA FORMA DE CONTARLA

Sin entrar en muchos detalles en la historia debido a que lo divertido y mágico de esta película está en sus giros de trama, Emergencia en el Aire nos cuenta cuatro historias que convergen de alguna manera durante un vuelo de Seúl a Honolulu. Un padre y piloto retirado que viaja con su pequeña hija, la esposa de un detective que no descansará hasta solucionar la situación de secuestro, un piloto dedicado a cargo del vuelo y un terrorista que secuestra el avión de una manera muy particular, todos junto a un grupo de pasajeros que están a punto de tener el vuelo más largo y trágico de sus vidas.

Los elementos de esta película no son muy diferentes a los vistos en otras producciones de este tipo. Los conflictos familiares, el personaje con pasado traumático y que poco a poco se va explicando en la cinta y un villano con intenciones centradas completamente en el caos. Lo mencionado anteriormente podría parecer un filme más del montón, pero lo interesante aquí son las situaciones morales que se plantean de principio a fin de la producción.

El salto del cine coreano a occidente trajo consigo historias que probablemente ya habíamos visto pero con una narrativa distinta y con su particular drama que atrapa casi al instante. Todo el reparto hace un trabajo destacable y prácticamente sostiene la película ya que esta solo sucede en dos lugares, el avión y un par de locaciones fuera. El nombre que más resalta es el de Song Kang-ho, que anteriormente ya habíamos visto en Parásitos y Memorias de un Asesino; y en esta ocasión su actuación sigue siendo excepcional.

CRISIS Y MÁS CRISIS

Otro punto destacable es la realización, las secuencias de acción dentro de la película a pesar de ser pocas son un deleite para los nervios; en más de una ocasión me pegué al asiento o apreté con fuerza las manos. Para esta reseña tuve la oportunidad de ver la película en formato IMAX, cosa que recomiendo ampliamente, su diseño de audio y tamaño de la pantalla ayudan mucho al factor inmersión.

El único punto que considero hace que la película se tambalee un poco es el final, si bien no se trata de algo malo, considero que los últimos 10 minutos son algo innecesarios y que quizá una conclusión más atrevida hubiera provocado que el público saliera más consternado de la sala y cuestionando ese último dilema moral, que a pesar de haber sido escrita y rodada antes de la pandemia, se relaciona mucho con las situaciones actuales de salud pública.

Emergencia en el Aire es una película que vale la pena ver, un elenco que se esfuerza por mantenerla a flote, una serie de escenas tensas y una historia atrapante desde los primeros momentos hacen de esta producción algo refrescante para este subgénero de thrillers.