Por generaciones, la humanidad ha luchado contra los monstruos marinos que, según la leyenda, invadieron las villas y secuestraron a sus pobladores. Hoy, grupos de valientes marinos se arman y salen en busca de estos seres para cazarlos y cobrar las lucrativas recompensas que ofrece la corona. En esta historia, la tripulación del legendario Capitán Crowe finalmente ha localizado a la bestia roja, la última criatura que queda entre el hombre y las regiones desconocidas del océano.

HÉROES INESPERADOS

Durante el viaje definitivo para cazar la criatura, Jacob Holland descubre a Maisie, una niña que como muchos otros en este reino ha crecido escuchando las grandes aventuras de sus marinos. Hija de un grupo de cazadores que murió tras el ataque de una de estas criaturas, la pequeña se unirá a la aventura para descubrir la gran verdad detrás de todas estas criaturas.

Bajo la dirección y el guión de Chris Williams, cineasta norteamericano que ha participado en una gran cantidad de películas animadas (que incluyen a Moana, Mulán, Bolt, Tierra de Osos y Big Hero 6), esta es la más reciente producción animada de Netflix que, al igual que muchas otras, supera en calidad narrativa y argumental a la caricatura promedio.

“El Monstruo del Mar” se aleja como puede de todos los clichés básicos del género para narrarnos una historia de aventuras sin tapujos (pero para un público familiar, obviamente), donde el humor encuentra un equilibrio con emocionantes secuencias de acción y una historia que, aunque simple, realmente atrapa al espectador desde su primera escena.

OSADAS AVENTURAS

No vamos a negar que el trabajo de animación es bastante bueno, aunque no es sobresaliente, y que la trama en más de una ocasión se hace algo predecible, pero eso es lo de menos. En la breve historia de Netflix, sus producciones animadas originales han destacado no sólo por su originalidad, sino también por un estilo que busca alejarse por completo de lo que ya realizan otros estudios en occidente. “El Monstruos del Mar” no es la excepción y vaya que logra sorprender con una propuesta sencilla, pero efectiva.

Sin lugar a dudas, este modesto estreno del servicio de streaming debe verse, pues es un proyecto que vale mucho la pena, su banda sonora es genuinamente grande y el reparto de voces en inglés, liderado por Karl Urban, nos ofrece personajes creíbles y entrañables. Chéquenla.