Stranger Things volvió a Netflix y vaya que lo hizo con todo. La plataforma de streaming es la única que nos sigue dando temporadas (casi) completas en una sola exhibición y en este caso no podríamos estar más agradecidos. Ya que la primera parte de su cuarta temporada no sólo enderezó el pobre desarrollo que dejó la tercera, sino que puso la vara muy alta y nos dejó con ganas de más.

Ya hay suficiente ruido en las redes sociales y los episodios llevan una semana fuera, pero por si aún eres de los renegados que no la han visto, en Indigo Geek te damos cinco buenas razones para que de una vez por todas te unas al club Hellfire y acompañes a los nerds en su batalla contra Vecna.

 

  1. Una serie en serio

Probablemente al escuchar las palabras Stranger Things te remontes al año 2016 y recuerdes las adorables mejillas de Dustin, el curioso peinado de Will y la peculiar forma de hablar de Eleven. Pero al igual que en la vida real, el tiempo no acaricia y los niños de Hawkings crecieron a nuestro lado.

En esta temporada se exploran temas más maduros de los personajes, dándole mayor peso a sus decisiones y profundidad a los miembros del grupo que quizá no habían tenido tanto protagonismo. Hay desde ansiedades sociales típicas de un adolescente, hasta estrés postraumático. Todo esto sin dejar de contarte una historia emocionante, llena de fantasía y ciencia ficción de la buena.

  1. Un juego de rol en pantalla

Hablando de fantasía y ciencia ficción. Stranger Things 4 sigue respetando la norma de narrar toda la historia a modo de una campaña de “Calabozos y Dragones”. Cada integrante del grupo tiene una especialidad que suma a la aventura, el monstruo que aterroriza Hawkings está sacado de una campaña real del juego de rol e incluso la manera en la que nuestros héroes van resolviendo el misterio es prácticamente igual a cómo sería en un juego de rol de mesa.

Los fans de estos juegos estaremos encantados de ver el desarrollo de la trama y para las personas que no estén familiarizadas con los juegos de rol, estamos seguro que los dejará curiosos de este vasto mundo. Incluso no nos sorprendería si se terminan haciendo fans del famoso juego de mesa. 

  1. No es un buen momento para ser un nerd

Los 80s fueron una época colorida, divertida… y muy salvaje. Cómo mencionamos anteriormente, la serie toma un rumbo un poco más serio, es por eso que en esta ocasión los hechos tomarán lugar durante el pánico satánico. Una época nada buena para ser fan de los juegos de rol, videojuegos, cómics o música ruidosa.

En Stranger Things 4 veremos una época de la que casi no se habla, pero vaya que marcó un antes y un después en la sociedad. Entonces aprender un poquito de historia moderna y divertirse suena a un gran plan. 

  1. Clásicos que no pasaron de moda

Cómo mencionamos en el punto pasado, los 80s fueron divertidos y no puede haber diversión sin buena música. Pueden no gustarte alguna de las temporadas pasadas de esta serie, pero definitivamente su soundtrack ha sido más que icónico.

A estas alturas seguramente ya escuchaste “Running up That Hill” hasta el cansancio. Pero la música de Stranger Things 4 va mucho más allá, y estamos seguros de que por lo menos 5 canciones terminarán guardadas en tu biblioteca musical, trayendo a tu vida diaria todas las vibras de Hawkings… Sin los monstruos, claro. 

  1. Cosas… Muy extrañas

Todas las temporadas de esta serie nos han traído monstruos que recordamos (saludos al Demogorgon de Monterrey dónde quiera que esté), pero esta cuarta temporada definitivamente será del gusto de todos los fans del terror ochentero. Netflix prácticamente nos dio siete películas de terror, no solo por la duración de cada episodio sino también por el nivel de producción que tienen cada uno.

Stranger Things maduró junto a su audiencia y se nota. En esta mitad de temporada habrá más de una escena que te saque un grito o un gesto de terror. Consideramos que es la entrega de la serie más terrorífica y nos encantó. En definitiva, dejó de ser una historia “para niños”.

La primera mitad de Stranger Things 4 ya se encuentra disponible en Netflix. Aún tienes tiempo para ver esos siete episodios antes de que se estrene la segunda parte el próximo primero de julio. Acompaña a los nerds de Hawkings en su nueva travesía por el upside down.