Todavía no juega con su nuevo equipo, pero Miguel Layún ya causó controversia y polémica.

El zaguero mexicano que ante la falta de minutos en el equipo del Oporto llegó en forma de cesión con opción a compra al Sevilla, causó malestar en un grupo de aficionados.

La razón es que el seleccionado azteca ya había tenido pláticas con el Betis, acérrimo rival deportivo del conjunto sevillano.

Esta será la primera aventura de Layún en España, aunque  ya había sido parte de un equipo de la Liga ibérica.

El mexicano fue parte del Granada, pero no llegó a debutar con este equipo tras haberse ido directamente a jugar en el Watford inglés, que comparte dueño de ambas escuadras.

Después emigró al Porto en calidad de préstamo hasta que el conjunto lusitano lo compró.

Esta temporada ha sido la más pobre en lo que se refiere a minutos jugados por el mexicano, tan solo 13 partidos disputados, habiendo perdido la confianza del entrenador.

Con la llegada del lateral de 29 años al Sevilla, ya son dos los aztecas que estarán en la máxima categoría del balompié español y aparte vivirán en la misma ciudad.


Layún enfrentará a su compatriota Andrés Guardado en el clásico sevillano contra el Betis

Layún será “vecino” de Andrés Guardado, quien llegó al Betis esta temporada, solo que serán rivales en la cancha al estar en los clubes que protagonizan el “Derbi Sevillano”.

Con su arribo a este nuevo equipo, Layún espera tener más actividad de la que podría tener en el Porto y llegar en mejor momento a la Copa del Mundo de Rusia.

El zaguero ha sido un hombre de confianza del estratega del Tricolor, Juan Carlos Osorio, por lo que es prácticamente un hecho que será parte de los convocados para la justa del próximo verano en Rusia.