Warriors, a revivir la dinastía en las finales de la NBA

Comandados por Curry, Thompson y Green, los Warriors se levantaron de un 2-1 y con un par de victorias al hilo están a un juego de volver a reinar en la NBA. Celtics, con el apoyo de su gente, a forzar el séptimo juego

Los Warriors han venido de menos a más en Las Finales 2022 de la NBA, luego de ser sorpresivamente arrasados

Los Warriors han venido de menos a más en Las Finales 2022 de la NBA, luego de ser sorpresivamente arrasados

Comparte esta nota

Los Warriors han venido de menos a más en Las Finales 2022 de la NBA, pues luego de ser sorpresivamente arrasados en el Juego 1, en casa, y estar en desventaja por 2-1 en Boston, y a punto de que la serie estuviera a punto de ser casi sentenciada por los Celtics, Golden State renació.

Parecía casi imposible que, después del tercer partido, el equipo de Steve Kerr pudiera ganar en el TD Garden y así lo hizo, dejando a toda la arena en silencio durante el Juego 4 con una gran exhibición de Stephen Curry, quien anotó 43 puntos y 10 rebotes para empatar la serie 2-2.

Warriors ganó el que pudo ser el juego clave, pues hubieran regresado a San Francisco con un déficit de 3-1. Su experiencia los sacó a flote y el lunes pasado en el Chase Center dejaron claro que quieren revivir la dinastía que forjaron y que dominó las duelas hace algunos años.

Con Curry apagado en el Juego 5, surgió un héroe silencioso en la figura de Andrew Wiggins, que se convirtió en el máximo anotador de su equipo con 26 puntos y 13 asistencias para un doble-doble, con el cual, los Warriors inclinaron la balanza sobre Boston 3-2 y ahora están a un solo juego de volverse a coronar.

Y el quinto juego no solo le dio a Golden State la oportunidad de estar cerca de la gloria, sino que estadísticamente los beneficia para volver a reinar por primera vez desde la temporada 2017-18, pues, de acuerdo con la Liga, 73.3 por ciento de los equipos que ganan el Juego 5, con un empate previo de 2-2, han salido campeones. El récord hasta ahora es de 22-5.

También hay otra estadística que luce contundente, ya que los equipos que llegan al Juego 6 con la serie a su favor por 3-2, 81.3 por ciento de las veces han podido coronarse; hasta ahora la marca es de 39-9. De acuerdo con lo visto en los dos últimos partidos, los Warriors han sido más efectivos en los momentos determinantes.

Durante el Juego 5, estuvieron en problemas en el tercer cuarto, pues tras tener una ventaja cómoda al finalizar la primera mitad, al regresar a la duela, los Celtics le dieron la vuelta al partido, con una gran defensa y relegando a Curry a segundo plano; sin embargo, Golden State modificó la estrategia.

Boston ganó 35 a 24 el tercer periodo, pero la clave vino en el último cuarto, donde la organización de San Francisco se comportó a la altura y nulificó a sus oponentes. Golden State ganó ese parcial por 29-20 para anotarse la victoria.

Asimismo, aprovecharon las pérdidas de balón de sus rivales, pues los Celtics tuvieron 18 en total, por solo seis de los actuales monarcas del Oeste. Asimismo, ante el desconcierto de Curry, quien, tras 233 partidos consecutivos, entre temporada regular y Playoffs (132 solo en Playoffs), no logró un triple, apareció Wiggins y la artillería pesada de Draymond Green y Klay Thompson.

Green superó a Scottie Pippen (207) y Michael Jordan (209) para situarse en el séptimo lugar entre los máximos asistentes en la historia de Las Finales, con 211, mientras que Thompson dejó atrás a LeBron James como segundo máximo anotador de triples en la historia de Las Finales.

Y por si eso fuera poco, el tridente de Green, Curry y Klay ganaron su vigésimo juego en unas Finales, siendo así el segundo trío con más victorias desde 1970, superados solo por Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson y Michael Cooper (22).

Asimismo, los Warriors buscan convertirse en el tercer equipo más ganador de la NBA en solitario, con siete títulos, rompiendo el empate que ahora tienen con los Chicago Bulls, con seis anillos.

La misión de Boston es mantener el drama con los Warriors

A pesar de lo bien que lo han hecho los Warriors en los dos últimos juegos, la misión de coronarse no será nada sencilla, pues los Celtics no darán nada por perdido en un duelo que para ellos es a “matar o morir”; asimismo, contarán con el apoyo de su gente para alargar la serie a un séptimo y definitivo juego que regresará a San Francisco.

Jayson Tatum debe recuperar la versión que mostró en el Juego 1 y 3, cuando cargó con el equipo y demostró por qué es su estrella. En el duelo inicial no estuvo fino con su puntería, pero logró 13 asistencias, mientras que, en el tercer partido, cuando tomaron ventaja registró 26 unidades.

Marcus Smart es otro de los hombres en los que debe recaer la responsabilidad, sobre todo para reprimir al ataque de Golden State. Hasta el momento, el Defensivo del Año suma 4.2 rebotes en Las Finales y un partido con 24 puntos, justamente en el Juego 3 que inclinó la balanza a su favor con un 2-1.

Boston no está acabado y todavía puede ser campeón de la NBA, aunque para ellos ya no hay margen de error. Tatum conoce la clave para imponerse: “Tenemos que ser mejores. Somos difíciles de vencer cuando no entregamos el balón. Claramente, somos fáciles de vencer cuando entregamos el balón”.

También puedes leer: Curry brilla con 43 puntos y los Warriors empatan las Finales de la NBA

Salir de la versión móvil