Una manifestación de aficionados del Manchester United en contra de los dueños estadounidenses del club obligó a la suspensión del partido contra Liverpool.

Varios seguidores irrumpieron dentro del estadio, internándose en el campo de juego y otros permanecieron en las afueras de Old Trafford para exigir que la familia Glazer venda al club.

El malestar contra los Glazers es de tiempo atrás y se agudizó tras formar parte del fallido intento de sumar al United a la Superliga europea. No está permitida la presencia de aficionados a los partidos del futbol inglés debido a la pandemia de coronavirus.

Los jugadores del United y Liverpool no pudieron trasladarse al estadio, escenario de enfrentamientos entre hinchas y policía, lloviendo botellas y prendiéndose bengalas.

Aunque la multitud de manifestantes fue dispersada cerca de la hora prevista para el partido de la Liga Premier, el Manchester United anunció la postergación “por motivos de seguridad” a raíz de la protesta.

“Nuestros aficionados son gente apasionada por Manchester United, y nosotros completamente aceptamos el derecho a la libre expresión y protesta pacífica. Sin embargo, lamentamos que el equipo fue afectado y que las acciones pusieron en peligro a otros aficionados, empleados y la policía. Agradecemos a la policía por su respaldo y colaboraremos con ellos en las subsecuentes investigaciones”, señaló el United en un comunicado.

La familia, dueña también de los Tampa Bay Buccaneers de la NFL, ha mantenido distancia con los fans desde que adquirió al United en 2005, dentro una operación en la que el club se endeudó.

“Entendemos y respetamos el sentimiento expresado, pero condenamos todo acto de violencia, delitos y violación de la propiedad privada, especialmente incumpliendo las restricciones por COVID-19”, manifestó la Premier League en un comunicado tras el incidente.

De haber perdido el United este domingo, el Manchester City se hubiera coronado campeón de la Premier. El “ManU” es el equipo más laureado de la liga inglesa, con 20 títulos, pero no se consagra desde 2013.

También puedes leer: Everton, sorpresivo protagonista en la Premier