El Gran Premio de México se encuentra muy cerca de recibir la ‘bandera negra’ de descalificación de la Fórmula Uno, y quedar en un grato recuerdo para la afición.
El Comité Organizador dio a conocer que tras cumplirse la fecha límite, México perdió el lugar preferencial para renovar el contrato para 2020.

Luego de que el Gobierno Federal anunciara el retiro del apoyo económico para el automovilismo, el GP de México quedó a la deriva.

Aunque el país perdió el sitio preferencial, puede que se rescate la presencia de la máxima categoría, pues las negociaciones seguirán en espera de más apoyo de la iniciativa privada.

Sin embargo, México deberá presentar una propuesta atractiva que compita con los demás países, pues ahora será tratado como uno más al perder el puesto preferencial.


El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que los 400 millones de pesos que aportaba la federación para el Gran Premio ya no están disponibles, pues serán utilizados para la construcción del Tren Maya.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, señaló el pasado miércoles, un día antes de vencer el contrato, que estaba interesada en la permanencia del Gran Premio, por lo que buscaría patrocinadores para cubrir los 400 millones de pesos.

Sheinbaum señaló que el gobierno capitalino no puede dar ese dinero, pues representa un importante suma de dinero, la cual está destinada para proyectos claves para los habitantes de la ciudad.