Cuando Daniela Torres cruzó la meta en el Tuscany Camp Maratón pensó en su madre. Al observar el crono (2H28:55), y darse cuenta de que tenía en sus manos la marca olímpica, la seleccionada recordó a su progenitora, quien falleció hace seis meses.

“La última vez que hablé con ella me dijo que le gustaría verme competir en unos Juegos Olímpicos, por desgracia ya no pudo estar conmigo, pero me dio la fortaleza para salir adelante y terminar la prueba. Sentí un cúmulo de emociones aunadas a todo el esfuerzo que le había dedicado a mi preparación”, dijo Daniela.

La corredora, quien compitió por primera vez a nivel internacional en los 42.195 kilómetros, después de haber dejado las carreras de 5 mil metros, destacó la importancia de su fortaleza mental.

“La verdad llegué con muchas dudas, pero mi cuerpo y mi mente reaccionaron bien. El clima no ayudó pero puse todo de mi parte y se obtuvo la marca. Es maravilloso materializar un sueño, no hay palabras para definir lo que siento.

“Di la marca pero todavía faltan de competir algunas compañeras, una vez que estén todos los resultados se podrá hacer oficial. En cuanto a lo que viene serán recorridos de medio maratón, 5 mil o 10 mil metros para que mis piernas se puedan recuperar”, indicó.

Daniela Torres dio la marca olímpica para Tokio 2020 al quedar en el lugar 15 en el Tuscany Camp Marathon que se disputó en la zona aeroportuaria de Siena-Ampugnano, en la Toscana italiana, y ganado por la keniana Angela Tanui, quien impuso récord del evento.

De esta forma, Daniela, Andrea Ramírez y Úrsula Sánchez son las tres maratonistas que han corrido abajo de las 2H29:30, tiempo exigido por World Athletics para lograr la cuota olímpica rumbo a la justa veraniega.

También puedes leer: Juan Carlos Carera, pasión heredada por el atletismo