Observar a Tom Brady, Rob Gronkowski y demás estrellas de los Patriotas de Nueva Inglaterra a bordo de autobuses descapotables de dos pisos se ha hecho costumbre para los aficionados al deporte en Boston, una ciudad que ha disfrutado de los logros de la mayoría de sus equipos profesionales de las principales ligas de Estados Unidos.

Una metrópoli que desde el comienzo del Siglo XXI ha celebrado 12 campeonatos de los clubes profesionales, éxitos que le han dado notoriedad a una de las regiones más importantes de Estados Unidos y que mantiene rivalidades importantes, a nivel deportivo, con otras entidades como Nueva York, Chicago o Los Angeles.

Los Patriotas de la NFL han sido los que más festejos han encabezado con sus seguidores, gracias a los seis Super Bowls ganados desde 2001, cuando llegó la dupla Tom Brady y Bill Belichick.

Y la exigencia será mayor, pues durante el desfile de este martes por las calles de Boston, los aficionados no dudaron en exigirle a los Patriotas que el próximo año sea la séptima ocasión de fiesta urbana, en la que puedan enaltecerlos por otro trofeo Vince Lombardi.

12

Campeonatos han sumado los cuatro equipos de las principales ligas en Boston

Este ambiente carnavalesco se dio apenas cuatro meses después de que los Medias Rojas del beisbol de Grandes Ligas celebraron su cuarto título del siglo, tras ganarle la Serie Mundial a los Dodgers de Los Angeles.

Los Patirrojos terminaron en 2004 con la ‘Maldición del Bambino’, que los tuvo 86 años sin ser campeones, a partir de ahí han sido cuatro trofeos ganados, el más reciente en la temporada de 2018, donde surgieron nuevos ídolos como el manager Alex Cora o el lanzador Chris Sale.

Los otros dos equipos que han contribuido a la felicidad de la gente en Boston son los Celtics de la NBA y los Bruins del hockey de la NHL, franquicias que han conquistado un título cada uno, mientras que en el futbol el New England Revolution no ha podido ganar nunca la MLS.