18

Puntos se han otorgado a equipos que empatan sin gol

Pocos puntos por disputar hacia el cierre del torneo y parece que los equipos no terminan de ‘carburar’. Flojo, barato y hasta chiflado ha resultado el Apertura 2012 de la Liga MX, donde solo un par de equipos demuestran las ganas que tienen por ganar el campeonato.

La diferencia entre el cuarto lugar de la actual Tabla General, Santos con 19 puntos y el décimo, Chivas con 16 unidades, hace evidente la mediocridad del certamen que termina dentro de cinco fechas.

Un triunfo con valor de tres puntos es capaz de revertir esta “privilegiada” postura de los laguneros y de todos los equipos implicados en medio como América y Cruz Azul con 18 puntos, Pumas y Monterrey con 17, así como el Morelia que cuenta con la misma cifra que el Guadalajara.

En una liga donde todo puede pasar, tanto que la matemática le permita a los de más abajo aspirar a la calificación, algo se está haciendo mal. Los únicos clubes que responden a la exigencia son Xolos y Toluca, acompañados por el recién ascendido León, que a reserva de algunos descalabros, son de lo poco bueno que se puede ver en el torneo.

Difícil soñar con que los “cuatro grandes” aspiren a la corona en diciembre próximo. Chivas ganó el Clásico Nacional más por el carácter de un jugador, América no han sabido aprovechar a su líder goleador para concretar los puntos, Cruz Azul vive crisis de resultados, y Pumas no es más que su tema del divorcio entre la afición y el técnico Mario Carrillo.

Uno de los cambios que se pensaba adoptar en la nueva Liga MX pero que finalmente no procedió era que los empates no dieran puntos, como hoy sucede con la unidad que se brinda cuando se iguala en el resultado.

Hasta la Jornada 12 se han registrado 10 empates a cero en 13 de los 18 equipos que participan en la campaña, repartiéndose un total de 18 puntos “de a gratis” solo por haberse parado en el campo sin éxito alguno.

Esta nueva medida le habría restado dos puntos de los que ya tienen a: Cruz Azul (hoy con 18 puntos), Pachuca (14), Atlas (11), Tigres (14) y Santos (19); y un punto a: Morelia (16), Monterrey (17), América (18), Atlante (13), Chivas (16), Querétaro (3), Jaguares (15) y San Luis (9).

Lo que sí se firmó en la nueva Liga MX pero a la fecha no se respeta es el famoso “Código de Ética” promovido por el presidente Decio de María, donde a principio de torneo se advirtió de fuertes sanciones a quienes faltaran al respeto al espectáculo deportivo y sus participantes.

Pero ¿qué pensar cuando Nery Castillo hace mofa de la derrota de Chivas contra Jorge Vergara en redes sociales?, ¿qué sentir al ver que Cuauhtémoc Blanco se burla del prognatismo del árbitro Jorge Adán Tonix?; o una más, la de Daniel Guzmán en el Estadio Universitario al restregarle en la cara a los aficionados de Tigres el triunfo de Puebla, haciendo un ademán de mal gusto agitando sus manos adelante y atrás a la altura de la cintura.

En los primeros dos casos hubo una sanción de por medio, en la del “Travieso” no, pues como nadie se ha quejado no ha procedido nada. La idea no es el castigo sino el respeto que supuestamente debe promover el Código de Ética, que obviamente no puede cambiar personalidades pero al menos generar mayor consciencia entre sus agremiados.

Todo cambio bien planeado siempre será progresivo para que alcance los resultados, pero para haber sido el debut de una “nueva” liga en la que se esperó algo más, simplemente ha resultado un rotundo fracaso para los equipos y un mal producto para la afición.

¿Y los jugadores ‘exportables’?

La crisis que impera en el futbol mexicano ha arrasado con todo. Hasta hace pocos meses hubo una generalizada opinión a favor de jugadores mexicanos con calidad de exportación a las ligas de Europa, los cuales hoy en día sencillamente se han perdido en el torneo de baja calidad que ellos mismos ofrecen.

Que si al chiva Marco Fabián le preguntaron en Inglaterra si ya estaba jugando en esa liga; que si al rayado Aldo de Nigris le hablaron de Australia, Rusia, Polonia y Arabia;  o qué tal que Oribe Peralta ‘rechazó’ ofertas de La Coruña en España y el Wolfsburgo en Alemania.

Pues bien, junto a estos y otros más mexicanos soñadores, en estos meses ninguno de los fichajes al extranjero se pudo cristalizar por alguna causa que en su momento fue desconocida, pero que ahora el tiempo de a poco nos da la razón.