El Torneo Guard1anes 2020 ha finalizado, dando cierre a un año futbolístico plagado de cambios e incertidumbre. Sin ningún tipo de advertencia, la pandemia del coronavirus vino a frenar el desarrollo de la Liga MX, provocando un desfase en el ritmo futbolístico de los equipos involucrados y obligando a los distintos clubes a tomar decisiones drásticas para que el balón se pudiera poner a rodar.

El COVID-19 sigue impactando, día tras día, a millones de personas, y la Liga MX, en conjunto con los clubes que la integran, no ha estado exenta de los estragos que ha causado en el mundo deportivo, provocando grandes afectaciones en la economía del país y llevando a las instituciones a regresar a las actividades en medio de una crisis sanitaria mundial.

En entrevista para Reporte Índigo, el periodista deportivo Carlos Albert reconoce que, mientras algunos equipos tomaron decisiones con gran responsabilidad, buscando la seguridad de los mexicanos y de sus futbolistas, otros apostaron por sus propios intereses.

“Me queda muy claro que algunos equipos lo tomaron con la responsabilidad debida, otros no. Sobre todo, me parece que la federación y concretamente a la liga le faltó una mano firme, una mano directiva que, entendiendo lo que está pasando en el mundo y en México, hubiese tomados medidas para todo”, señala.

Las regulaciones y las medidas de seguridad de la Liga MX fueron rigurosas. Sin aforo en los estadios, protocolos de sanidad dirigidos a los futbolistas y la realización sistemática de pruebas de COVID-19, el balompié mexicano parecía ampararse ante una realidad ineludible: el regreso de las competiciones deportivas.

Para el exfutbolista y conductor deportivo, Félix Fernández, las actividades en el futbol mexicano debían reanudarse por lo que, dentro del marco específico en el que nos encontramos, de grandes riesgos y poca certeza, se han tomado las medidas de seguridad necesarias para afrontar la pandemia del coronavirus.


Nadie sabía en realidad cuáles eran las medidas adecuadas, pronto nos dimos cuenta que habría casos positivos en todos los equipos y que si se aplazaban los partidos por esa razón, sería imposible terminar

Félix Fernández

Exfutbolista

“Yo creo que a partir de que no se permitió la entrada de aficionados (salvo en dos plazas un partido), y que se hicieron pruebas sistemáticas, la liga tomó buenas decisiones de cara a la pandemia”, dice.

Algunas excepciones del Torneo Guard1anes 2020

Con la reapertura del futbol mexicano, dando inicio al Torneo Guard1anes 2020, los casos de coronavirus comenzaron a presentarse de manera repetida: Santos fue sacudido por el virus con ocho elementos contagiados, las Chivas sufrieron bajas considerables al final del certamen y hasta el presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, fue diagnosticado con COVID-19 el 20 de marzo.

Sin embargo, pese a que la situación se agravaba, aumentado de manera exponencial el número de casos por coronavirus, la ocupación hospitalaria y el número de decesos, el Estadio Akron, como parte de una decisión tomada por Amaury Vergara, presidente de Chivas, en conjunto con el gobierno estatal de Jalisco y municipal de Zapopan, albergó a 5 mil aficionados para el Clásico Nacional entre América y Chivas.

La economía primero

¿Economía o salud? Para Carlos Albert, resulta evidente que, con el cierre de las actividades a causa de coronavirus, México se ha visto azotado por una profunda crisis económica, la cual ha llevado a los clubes a priorizar la riqueza personal por encima del bienestar nacional.

“Casi todas las decisiones buenas o malas que toma la Federación Mexicana de Futbol y la liga son en función, no de una cuestión deportiva o de una cuestión social o de salud, son de una cuestión económica. El tema económico es el que rige, ordena y manda el 95 por ciento de las decisiones del futbol mexicano. Y eso es una vergüenza, es una pena”, explica.

Sin embargo, pese a las grandes pérdidas por las entradas a los estadios, suscitando profundas crisis económicas en algunos equipos, para Félix Fernández, la mayor parte de los clubes han estado sujetos a los lineamientos sanitarios de la Liga MX, siendo las Chivas, de los pocos en apostar por un aforo reducido.

“Fuera de los clubes que presionaron mucho para que se permitiera el acceso a los aficionados, el resto se alineó a las reglas de sus ciudades y la Liga”, menciona Félix Fernández.