"No se preocupen, volveremos a levantarnos. Lucharé otra vez. La pelea no ha acabado aún”

Manny Pacquiao

Boxeador filipino

Parece que Manny Pacquiao no escuchará las peticiones de sus familiares para que se retire del boxeo luego del nocaut que sufrió, al menos no hasta enfrentar una vez más a Juan Manuel Márquez.

Las posibilidades de que la quinta pelea entre el “Pac-Man” y el “Dinamita” se realice cobran mayor fuerza, sobre todo, por las declaraciones que realizó Pacquiao a su llegada a Filipinas, donde fue recibido como un héroe.

“No se preocupen, volveremos a levantarnos. Lucharé otra vez. La pelea no ha acabado aún”, dijo el pugilista, quien fue recibido junto con su esposa por el vicepresidente, Jejomar Binay.

Esta postura de Pacquiao hace a un lado los rumores sobre un posible retiro, el cual sería motivado por su entorno familiar.

La televisión filipina mostró una entrevista un día despúes de que el “Pac-Man” perdiera por nocaut ante Márquez.

En ella, Manny llegó a las lágrimas tras ver la tristeza de su esposa y de los filipinos luego de la derrota.

“Estoy bien, solo es eso. No quiero lastimar a mi familia. Y a la gente que me apoya, quiero hacerlos felices. Ahora todos están tristes. Para mi no es un problema (perder). Lo puedo aceptar.

“Es mi trabajo, tengo que aceptarlo, tenía que llegar el día en que perdiera”, declaró Pacquiao en esa plática.

Por ahora, tanto el promotor Bob Arum como el equipo de Manny dan por segura una quinta pelea contra Márquez, aunque la gente allegada al filipino asegura que quedó descartada la fecha propuesta para el próximo mes de abril, esto con el fin de tener más tiempo para que el “Pac-Man” se recupere.

Asistentes golpeadores

El equipo de Manny Pacquiao encara acusaciones de parte del fotógrafo de Getty Images, Al Bello, quien asegura que fue pateado y golpeado por gente de la esquina del filipino, por haber tomado fotos en el momento en que el “Pac-Man” estaba noqueado en la lona. La Comisión Atlética de Nevada investigará el caso.