4

goles necesita Pumas, sin que le anote Tigres, para alcanzar el título de Liga MX


Tigres no ha sido goleado con un 4-0 desde hace casi seis años; la última vez fue el 20 de marzo de 2010 en la era de Daniel Guzmán

Cumplir el favoritismo nunca es fácil. Pero una vez que se  empieza a alcanzar la expectativa, todo se vuelve más sencillo de concretar.

Tigres goleó 3-0 a Pumas en la Ida de la Final del Apertura 2015 celebrada en la cancha del estadio Universitario, esperando finiquitar su tarea el domingo en la Vuelta en CU.

Un dudoso penal concretado por André Pierre Gignac, un gol de Javier Aquino y otro más de Rafael Sobis le da a los felinos norteños la esperanza de conseguir su cuarto título como club de la Primera División.

La Vuelta parece más difícil de lo que representa. Tigres no ha sido goleado con un 4-0 desde hace casi seis años cuando eran el peor Tigres con Daniel Guzmán.

Un 4-0 contra Cruz Azul en el estadio Azul sufrido el 20 de marzo de 2010, dentro del torneo Bicentenario, fue la última ocasión que los universitarios de la Autónoma de Nuevo León cayeron con tal marcador.

Por eso es que ahora sueñan y se emocionan con alcanzar su cuarta estrella en el logo.

Y de qué manera se están acercando a su hazaña, frente a un equipo de la UNAM que solo se apareció en esta primera parte de la Final de forma momentánea, generando las dudas de por qué no cumple con lo que hizo en las anteriores 17 jornadas.

Ni la enorme ofensiva que Pumas posee, y que inclusive terminó en primer lugar dentro de la temporada regular, ni tampoco el plantel estratégico que se coló hasta la última instancia se presentaron anoche en el Uni de San Nicolás.

Desde los primeros minutos los locales demostraron su ferocidad por dar el primer zarpazo. Llegaron, tocaron la puerta y aunque por la vía del penal pero fueron ellos quienes abrieron el marcador.

Javier Cortés empujó a Rafael Sobis y lo tumba dentro del área, falta que Alfredo Peñaloza decretó como penal pero que generó comentarios en las redes sociales.

El francés no despreció una oportunidad de ese tamaño y con disparo certero que venció a Alejandro Palacios festejó el 1-0 para Tigres.

Al minuto 28 fue Aquino quien amplió la ventaja, esto luego de un desborde de Jurgen Damm, luego Aquino la recepcionó muy a su estilo y conectó un trallazo que significó el 2-0 para los locales y el tercer tanto de Aquino en la Liguilla.

Llegó el medio tiempo y con ello el mejor momento para Guillermo Vázquez, replanteando su estrategia a fin de mejorarle la cara a este Pumas que necesitaba una mejor Final.

Adelantaron líneas, tuvieron un mejor arranque en la segunda mitad  y comenzaron a acercarse más al área, pero todo sin mayor peligro que el que siguió generando su rival.

Porque Tigres no se relajó, tuvo sus pases correctos y otros incorrectos, pero jamás dejó de insistir en sus ganas por dar ese primer zarpazo letal.

Por ello alcanzó el tercer gol de forma merecida. Al minuto 59 Sobis anotó para la causa auriazul luego de que Gerardo Alcoba bajara un centro al área y lo dejara cerca de Gignac, quien remató con potencia pero Palacios rechazó, sin embargo dejó la pelota viva y Sobis no perdonó.

Pumas se rindió pronto, supo que no podía hacer más y solo se concretó a defenderse lo suficiente para ya no sufrir más.

De no ser porque al minuto 82 Aquino falló, esto después de un gran disparo de José Rivas que “Pikolín” rechazó para que en el contrarremate el volante felino la volara, los capitalinos se salvaron de la humillación.

Terminó el primer tiempo de la Final y los pupilos de Ricardo Ferretti se pusieron a un paso de ganar el campeonato, teniendo la tarea de redondear el trabajo el domingo en el Olímpico Universitario.

Pumas no tendrá la famosa ventaja del sol de medio día, ambos se podrían acoplar al clima de las 20:30 horas por lo que, con todo y lo que pasó anoche en San Nicolás, nada está definido para nadie.