La efectividad y contundencia de Sabine Lisicki le pusieron un alto al buen juego de María Sharapova en el Major de Wimbledon.

La rusa, favorita para quedarse con el tercer Grand Slam de la temporada, cayó en una hora y 24 minutos ante la alemana, quien sacó el triunfo con parciales de 6-4 y 6-3, truncando el sueño de Sharapova de volver a conquistar el torneo que ya había sido suyo en 2004.

La rusa llegó a este evento con la moral por las nubes luego de haber conquistado el Roland Garros y jugar el partido Final en el Abierto de Australia.

La derrota golpeó en todos sentidos a la siberiana, quien tendrá que renunciar al liderato del ranking de la WTA que había conseguido hace algunas semanas y que ahora pudiera ser ocupado por la bielorrusa Victoria Azarenka o la tenista polaca Agnieszka Radwanska.

El otro lado de la moneda lo vive Lisicki, quien se medirá a Angelique Kerber

“Es increíble, aproveché la oportunidad. Este es mi torneo favorito, adoro jugar en hierba y me encanta el público de aquí. Progreso en cada partido”, dijo la alemana al final del partido.

De esta forma las sorprensas en el Major continúan, luego de que la semana pasada Rafael Nadal, otro favorito para quedarse con el torneo, cayera a manos del checo Lukas Rosol, número 100 del mundo.