Los requisitos de inmigración podrían facilitar la presencia de tenistas no vacunados contra el coronavirus en el Abierto de Australia, el primer torneo de Grand Slam de 2022, si cumplen una estricta cuarentena de 14 días.

La semana pasada, líderes políticos federales y estatales dijeron que era improbable que aquellos jugadores que no han completado la doble vacunación contra el COVID-19 recibieran el visado para participar en el torneo, que se disputará del 17 al 30 de enero en el Melbourne Park.

Sin embargo, este lunes, un correo filtrado enviado por la WTA al Consejo de Jugadoras, publicado por The New York Times y el diario The Age, de Melbourne, sugiere que las jugadoras no vacunadas podrían recibir visas, pero deberán pasar dos semanas aisladas en cuarentena en un hotel. Los tenistas plenamente vacunados estarán exentos de la cuarentena.

Sentimos tener la necesidad de comunicarnos con ustedes para aclarar la información falsa y engañosa que se ha divulgado por terceras personas sobre las condiciones que los jugadores se verán obligados a soportar durante la próxima edición del Abierto de Australia”, se lee en el correo del circuito femenino.

El correo indica que a los jugadores se les permitirá llegar a Australia a partir del 1 de diciembre.

La Federación Australiana señaló el lunes en un comunicado que seguía trabajando con las autoridades para determinar las condiciones para participar en el torneo.

Lee también: Verdugo de Djokovic viene al Abierto de Acapulco; serán cuatro jugadores del Top 10

Australia se alista para reabrir sus fronteras internacionales por primera vez en más de 18 meses, pero será un proceso gradual a partir del próximo meses, estado por estado, y dependerá de las cifras de vacunación en todo el país.

Jugadores como Novak Djokovic (nueve veces campeón en Melbourne), insisten que vacunarse debe ser una decisión personal. Otros, como Andy Murray, sostienen que debe ser obligatorio en beneficio de la mayoría.

En el reciente Abierto de Estados Unidos, que culminó el 12 de septiembre, los espectadores debieron mostrar certificación de haber recibido al menos una dosis de la vacuna para ir a los partidos. Los jugadores no debieron cumplir con el requisito.