El lanzador de los Medias Rojas de Boston, Steven Wright, se perderá 80 juegos de la temporada luego de dar positivo por la hormona de crecimiento humano.

Es la segunda suspensión para el nudillero, quien se perdió 15 encuentros en 2018 por violar la política del beisbol sobre violencia doméstica.

Wright, de 34 años, dijo en un comunicado emitido a través del sindicato de peloteros de las Grandes Ligas que supo de la prueba positiva durante la pretemporada.

“Aunque no cuestiono la validez de la prueba, me sorprendió porque nunca he ingerido intencionalmente algo con el propósito de mejorar el rendimiento”, señaló en el documento.

Wright fue detenido el 8 de diciembre de 2017 en su casa a las afueras de Nashville, Tennessee, y acusado de violencia doméstica e impedimento de una llamada al teléfono de emergencias 911, ambos delitos menores.

El periódico The Boston Globe informó que los fiscales retiraron el caso contra Wright a cambio de que completara un curso de manejo de la ira, se abstuviera de tener contacto violento con su esposa y no incurriera en nuevos cargos criminales por un año.